Solá advirtió que, si el Gobierno no cambia de postura, el conflicto con el campo "termina muy mal"

El diputado nacional electo Felipe Solá se mostró "preocupado" por la intransigencia del gobierno nacional y advirtió que el conflicto con el campo puede terminar "muy mal" como consecuencia de la crisis política y económica que atraviesa la administración kirchnerista. Además, reiteró sus críticas a la Mesa de Enlace.
"Tengo preocupación por un Gobierno que en lugar de cambiar en una situación muy difícil, sobre todo económicamente, no cambia sino que aprieta el acelerador", afirmó Solá en declaraciones periodísticas.

Y sostuvo que "cambiar no significaría hacer lo que dice la Mesa de Enlace. Cambiar significaría dar algo que genere un avance, que genere otra próxima reunión algún día, y no versearlos. Cambiar sería también no poner a ciento y pico de diputados (del oficialismo) en la situación de que o no se puede gobernar o vamos de rodillas amenazados por el Gobierno a tener que votar la delegación de todas las facultades".

El ex gobernador bonaerense aseguró que el Gobierno convocó el viernes de la semana pasada a las entidades del campo "para hacerles perder el tiempo" y señaló que con el fracaso de ese encuentro "buscó que en la inauguración de la exposición rural hubiera una especie de explosión de indignación".

Solá advirtió que, si el Gobierno no cambia su postura, el conflicto "termina muy mal, porque el fondo de todo además es la situación fiscal". Explicó en ese sentido que la situación es muy diferente a la del año pasado cuando se discutió la polémica Resolución 125, que dispuso el aumento de las retenciones a la exportación de soja.

"Aquel Gobierno tenía más poder político, lo estaba perdiendo pero tenía mucho más, y tenía una situación fiscal mucho mejor que la actual y una economía que no había entrado en recesión importante, no tenía los problemas de empleo. Había muchos menos problemas. Hoy el Gobierno está debilitado políticamente y está debilitada económicamente la Argentina. Tienen recesión y además tiene un superávit primario que no alcanza para pagar los intereses", sostuvo.

"El Gobierno dijo: ‘Hicimos todo, perdimos, ahora vienen éstos (los productores rurales), que para nosotros son un partido opositor, y nos piden que lo poco que tenemos se lo demos a ellos. Jamás. No le damos nada. No nos interesa en realidad además solucionar ningún problema de ellos, en todo caso si podemos solucionar algo, no vamos a solucionar el problema de ahí", agregó.

Criticas a la Mesa de Enlace

Si bien defendió el reclamo del campo, Solá reiteró las críticas a los dirigentes de la Mesa de Enlace por los discursos que pronunciaron durante una asamblea realizada el lunes de la semana pasada. También cuestionó el discurso inaugural de la Exposición Rural.

"Da la impresión de que tanto el Gobierno, como la Mesa de Enlace, salvo error u omisión, no dan ninguna posibilidad de que haya grises", afirmó.

Solá sostuvo que la Mesa de Enlace "asumió un rol lamentable" el lunes pasado durante una asamblea en la que criticaron al oficialismo y la oposición. Y cuestionó que "el sábado no tuvieron la menor sensibilidad, casi fueron obscenos, sobre todo en el discurso del presidente de la Sociedad Rural, para hablar de algunas cuestiones, como por ejemplo de las elecciones. Dijeron nosotros ganamos, y lo último que faltaba es que se golpearan el pecho".

Apuntó que "no se tiene la menor autocrítica ni sensibilidad", y agregó que "hay una sensación de ‘acá estamos nosotros, acá llegó un poder que los embromaba.’ Yo no apoyé nunca eso, jamás". (www.agencianova.com)

Comentá la nota