Solá abre nuevo frente, ahora contra macristas

Por: Ezequiel Rudman

• BUSCA UNIR A TODO EL PERONISMO DISIDENTE EN BLOQUE MAYOR QUE EL DE PRO, QUE CONDUCE PINEDO

Felipe Solá abrió su propia sucursal de la mesa de diálogo, pero con el peronismo crítico. El ex gobernador busca asumir el 10 de diciembre con una bancada propia de al menos 20 diputados para desplazar al PRO de Mauricio Macri en la conducción de un

interbloque más amplio que dispute no sólo cargos institucionales en el Parlamento, sino también presidencias de comisiones.

El primer indicio de la estrategia de Solá se produjo con la designación del bonaerense Jorge Sarghini como nuevo jefe de su bloque Unión Peronista en reemplazo del peronista cobista Enrique Thomas. Ignorado por Macri y Francisco de Narváez en su reclamo de peronizar la campaña electoral, ahora Solá reflota el karma del macrismo y busca despegarse de PRO con una bancada de neta identidad peronista.

Sarghini es el nexo al que apelará ahora Solá para atraer a otras fracciones del PJ antikirchnerista como los tres diputados entrerrianos que responden a Jorge Busti y que acaban de abandonar el oficialista Frente para la Victoria para fundar su propio espacio, Peronismo Federal. Casi una copia del monobloque Peronista Federal de Jorge Villaverde, próximo a desintegrarse para fundirse con el espacio de Solá.

El martes pasado, los ex kirchneristas de Entre Ríos Gustavo Zavallo, María Cristina Cremer de Busti y Ángeles Petit estuvieron reunidos en el Congreso con Sarghini, como emisario de Solá. Los entrerrianos siempre desconfiaron del ex gobernador bonaerense, pero encabezaron la rebelión dentro del oficialismo contra las retenciones móviles. Antes de escuchar a Sarghini, los bustistas se habían reunido con el santafesino Jorge Obeid, otro autoexiliado del kirchnerismo que funciona como embajador de Carlos Reutemann en la Cámara de Diputados.

El objetivo de ese cabildeo es simple: hacer confluir a todos los bloques del PJ díscolo en una megabancada que decida quién será el candidato presidencial 2011 del peronismo: Solá, Reutemann y hasta Juan Manuel Urtubey se anotan en esa grilla. Los felipistas esperan que, más temprano que tarde, muchos gobernadores sigan los pasos del cordobés Juan Schiaretti y retiren a sus diputados de la bancada oficialista para reconfirgurar el mapa PJ en el Congreso.

A todos los barones de peronismo los inquieta la figura de Macri y su alianza con De Narváez, que logró derrotar a Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires. Unión-PRO tendrá a partir de diciembre unos 25 diputados y si Solá no logra evitar la diáspora del peronismo rebelde deberá sucumbir, junto con el PJ, a la candidatura presidencial del jefe de Gobierno porteño. El ex gobernador de Buenos Aires logró diferir el lanzamiento 2011 la noche del 28 de junio, pero todas las bases macristas trabajan para mudar a su líder a la Casa Rosada. Tanto que en la última visita de los diputados de Unión-PRO a la sede del Poder Ejecutivo, algunos legisladores comentaban off the record: «El diálogo con (Florencio) Randazzo es sólo una foto para que el Gobierno gane tiempo. A nosotros nos sirve porque vinimos a ver qué despacho vamos a ocupar dentro de dos años».

El reemplazo de Thomas por Sarghini como nuevo jefe de bloque es también una señal para el peronismo. El mendocino Thomas, por más peronista que sea, está identificado con el radical Julio Cobos. Logró renovar su banca como único peronista en la lista UCR que promocionó el vicepresidente en su provincia.

Comentá la nota