La soja registró el mejor precio desde febrero y alivia presión sobre el dólar

En Chicago y en Rosario, la oleaginosa tuvo una buena jornada. Los productores locales vendieron 20.000 toneladas en un solo día, lo que mejorará el ingreso de divisas
Los augurios de que la actual campaña sojera será una de las peores de la última década, al ubicarse en torno a 39 millones de toneladas, tuvieron ayer efecto sobre los mercados de commodities agropecuarios. En Chicago, la oleaginosa con entrega en mayo cerró a u$s 374,4 por tonelada, 1,5% arriba, el mayor valor de los últimos 2 meses y medio. El impulso alcista se basó en las previsiones de una ajustada oferta del poroto estadounidense, rumores de que China quiere comprar grandes volúmenes de soja norteamericana y los ajustados stocks del poroto local. En los últimos 15 días, el contrato más cercano de soja en Chicago subió 10% y los analistas prevén que la tendencia puede mantenerse al menos por un tiempo, aún con la dependencia de los granos a la volatilidad de los mercados bursátiles.

Mientras tanto, en Rosario, el principal puerto sojero local, las mejoras no se quedaron atrás. Los mil kilogramos del llamado oro verde terminaron la jornada a $ 935 la tonelada, 2,75% por encima del cierre previo (el pasado miércoles). Fue el mejor valor en pesos pagado por la soja local desde el 11 de febrero, cuando la tonelada de la oleaginosa superó los $ 955 por tonelada ante la inminencia de un paro agropecuario, que después quedó demorado un mes por las negociaciones entre la dirigencia rural y el Gobierno.

Pero el dato más importante de la jornada granaria local fue la cantidad de oleaginosa negociada: 20.000 toneladas, el doble de lo que los productores habían entregado el pasado lunes 6, cuando la oferta estaba clavada en $ 890, y apenas por debajo de lo comerciado el 11 de febrero, el día en que se produjo un pico de precios que la oleaginosa no veía desde el 18 de julio, el día después del voto no positivo del vicepresidente Julio Cobos al frustrado proyecto de retenciones móviles.

Así, en apenas dos jornadas –miércoles previo a los feriados por Pascua, con una cotización de $ 910 y la de ayer–, los sojeros se desprendieron de 40.000 toneladas del poroto, ante el repunte en los valores ofertados por la exportación. En lo que va del mes, esa cantidad diaria de grano vendido sólo fue superada el viernes 3, con 30.000 toneladas comercializadas en una jornada en la que los exportadores ofrecieron $ 900 la tonelada de descarga inmediata, tras semanas de precios por debajo de $ 870 por la misma cantidad.

Las negociaciones en los principales puertos argentinos con soja tuvieron la atención de los despachos oficiales. Ahora el Banco Central seguirá el momento en que los exportadores liquiden las divisas provenientes de la venta de esa soja.

Los analistas consideran que la tendencia inaugurada en la previa a la Semana Santa, con los exportadores liquidando dólares que descomprimieron la plaza e hicieron retroceder al billete hasta $ 3,70, podría afianzarse al menos hasta fin de mes.

"La clave está en las ofertas por encima de los $ 900 por tonelada. Ahí los productores están dispuestos a desprenderse aunque sea de parte de su grano para cubrir gastos y pensar en la campaña que viene", comentó un operador.

Sin embargo, las ventas están condicionadas al factor precio y a las necesidades puntuales de los productores para hacerse de dinero y saldar obligaciones. "Los que tienen espaldas continuarán dejando la soja ensilada, a la espera de lograr un cambio en las retenciones", coinciden los operadores.

En ese sentido, advierten que el repunte externo hace que el valor FOB oficial para la soja siga subiendo: ayer se fijó en u$s 388 la tonelada. Con el esquema de retenciones móviles, a ese valor se tributaría 35,1%, una alícuota apenas por encima de la actual.

Comentá la nota