La soja llegaría a 44 millones de toneladas.

Así, por baja de precios y volumen, se obtendrían 8.000 millones de dólares menos y el Gobierno resignaría 2.800 millones. Enviado especial.
El acuerdo parcial con el Gobierno y las lluvias de los últimos 20 días alimentan las expectativas de los productores que concurrieron a Expoagro que ayer recibió la visita de 55 mil personas.

Después de las últimas lluvias, la cosecha de soja que ya comenzó a levantarse –la de mayor peso en la economía local–, podría llegar a los 44 millones de toneladas, un número algo mejor que el que se esperaba semanas atrás, que apenas se ubicaba por encima de los 40 millones de toneladas (siete millones menos que el año pasado).

"A 44 millones de toneladas podríamos llegar gracias a las lluvias de los últimos 15 días, que han mejorado sustancialmente la soja de segunda; ésta es la buena noticia. Si no íbamos a un escenario de 40 millones de toneladas", señaló a La Voz del Interior Mario Marincovich, presidente del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En el caso de Córdoba, los técnicos del Ministerio de Agricultura que se encuentran en el stand oficial de la Provincia explicaron que con las últimas lluvias habrá una recuperación leve en el estado de los cultivos de soja de segunda y también prevén una recuperación "algo mayor" para el maíz que no fue dañado por la sequía.

El área sembrada con soja en la provincia pasó de 4,5 a 4,8 millones de hectáreas, pero todavía no hay una proyección de la nueva cosecha, que el año pasado fue de 11,4 millones de toneladas.

Según cálculos del Centro de Corredores de Cereales, si la cosecha nacional de soja llega a los 44 millones de toneladas, a un valor de 300 dólares por tonelada FOB cotizaría 13.200 millones de dólares, unos 7.950 millones de dólares menos respecto de la cosecha del año pasado (que fue de 47 millones de toneladas, valuada en 450 dólares por tonelada.

En retenciones, con las alícuotas actuales el Gobierno embolsaría 4.600 millones de dólares, 2.800 millones menos que en 2008 cuando recaudó 7.400.

"Por supuesto que le mejora el ánimo al productor, que siempre que tuvo cosecha se pone de forma proactiva y optimista a reinvertir en el sector. No obstante esta pequeña mejora, el nivel de precios no le deja una ecuación rentable en función de que quedaron muy altas las retenciones en este escenario de precios", aclaró Marincovich.

Los proveedores de maquinarias esperan que cada quintal que se salve de los estragos que provocó la sequía ayude a recomponer las ventas.

Rafael Tosco, gerente de ventas de Metalfor, analizó que "el 45 por ciento del país tiene una cosecha promedio normal y el 55 por ciento restante es muy malo. Dentro de esa proporción, es difícil que el sector de la maquinaria tenga una evolución rápida".

Según los proveedores, la oferta crediticia del Banco Nación al ocho por ciento anual fija en pesos a cinco años es vista por los productores como "la única línea operable y que le da un guiño positivo" para embarcarse. No obstante, desde que fue lanzada sólo están en trámite 200 carpetas con factura pro forma.

Comentá la nota