La soja no levanta cabeza: cerró a u$s 345, el menor valor en casi cuatro meses

Desde principios de enero, los futuros en Chicago perdieron 10%. Y los analistas creen que es solo el principio, por las supercosechas. Preocupación por los números locales
Aunque todavía está lejos de tocar los mínimos de fines de diciembre de 2008, cuando la crisis internacional golpeaba con fuerza, la soja no logra emular la recuperación de mediados del año pasado (que la llevó a orillar los u$s 450 la tonelada), y ni siquiera parece haber encontrado un piso, en medio de perspectivas de cosechas récord tanto para Brasil como para la Argentina.

Si la tendencia bajista se profundiza –ya hay analistas que hablan de una soja a u$s 320/u$s 310 hacia marzo–, puede constituirse en otro dolor de cabeza para el Gobierno argentino, desde donde preveían que la soja valdría un promedio de u$S 350 la tonelada en este Bicentenario y que la cosecha 33% superior a la previa le daría bastante oxígeno a las arcas fiscales vía retenciones.

Tras perder en lo que va de enero poco más de 10% de su valor, los futuros de la oleaginosa con vencimiento más cercano en el mercado de Chicago tuvieron ayer una nueva jornada bajista en la que marcó un mínimo para los últimos 65 días de operación y el menor valor desde principios de octubre último.

El contrato a marzo de soja en Chicago terminó a u$s 345 la tonelada, 1,6% menos que el viernes. Eso fue por reacomodamientos de última hora en el mercado, luego de que a media rueda la soja había tocado los u$s 343, el menor precio desde el 9 de octubre último. La posición mayo también terminó para abajo, a u$s 349 la tonelada.

Y los analistas consideran que este es solo el comienzo de un declive importante que esperan para las próximas semanas, a medida que se acerque el inicio de las cosechas en América del Sur. Mayor disponibilidad de la oleaginosa, explican, convierte en menos competitiva a la soja estadounidense, con lo cual las cotizaciones en Chicago declinan, aunque no tanto como podrían dado la debilidad del dólar.

En ese marco se espera una súpercosecha en Brasil. Ayer la firma de análisis cerealeros Agroconsult corrigió al alza su estimación de producción sojera brasileña: dijo que crecerá 16% interanual hasta las 65,8 millones de toneladas, un máximo histórico. A eso se suma que Argentina también puede batir su récord de producción sojera, y se espera que coseche desde marzo entre 52 y 53 millones de toneladas de la oleaginosa.

Con esos pronósticos cada vez más acentuados, al menos que el clima complique en demasía las perspectivas de la cosecha sudamericana, los fondos especulativos comenzaron a liquidar posiciones en soja. Al 5 de enero, esos fondos contaban con una posición neta de 87.809 contratos de soja marzo. Al martes 19, esa posición se redujo casi 43%, hasta 50.140 contratos. En el mismo lapso, los fondos índice –los que se mueven habitualmente en el mercado de commodities agrícolas– aumentaron sus posiciones en 10.000 contratos.

"Esto podría estar indicando que a los actuales niveles de precio en Chicago podría haber un potencial piso", consideró el analista José Frogone, de la corredora de granos Cortina Beruatto.

Las bajas en Chicago impactaron en la operatoria local. La soja disponible se negoció en la Bolsa de Rosario a $ 970 la tonelada, 1% por debajo del cierre previo, lo que alejó a los vendedores. La posición mayo cerró a u$s 217 por tonelada.

Comentá la nota