La soja ganó más de 5% en Rosario y cerró en el valor más alto en tres meses

La necesidad de las fábricas apuntaló las ofertas por la soja disponible. Los productores se tentaron y en pocas horas vendieron 70.000 toneladas
En una jornada rápida, que reaccionó con fuerza a las alzas externas de la semana pasada, la soja disponible subió 5,2% y se posicionó en $ 800 la tonelada, el mejor precio desde fines de septiembre pasado.

Ignorando la retracción de 1,2% con la que operaron los futuros de la oleaginosa en Chicago, cuya posición marzo terminó en u$s 347,4 por tonelada en medio de una rueda de toma de ganancias, los negocios locales se realizaron con clima alcista y una buena demanda por parte de las industrias, lo que tentó muchos productores a desprenderse de su mercadería.

Se conocieron ofertas por hasta $ 805 la tonelada, lo que aceleró las órdenes de venta por parte de los productores. Se estimaron transacciones del poroto disponible por unas 70.000 toneladas, muy por encima del promedio de operaciones diarias –que con suerte llegó a 15.000– que se venían realizando desde hace meses.

No obstante, todavía los agricultores tienen en su poder unas 9 millones de tonelada de soja de la anterior campaña y varios analistas y operadores de granos les recomiendan vender solo lo necesario para pagar obligaciones –algo que vienen haciendo desde que estalló el conflicto por las retenciones móviles en marzo pasado–.

El consejo a los productores se basa en la posibilidad de que a medida que avance el crecimiento de los cultivos de la nueva cosecha, y si se confirman los pronósticos de sequía en América del sur, sobre todo en Argentina, los precios de la soja deberían incrementarse al menos entre 15 y 20 dólares más.

Los analistas tampoco dejan de todo de lado la posibilidad de que el Gobierno termine morigerando la carga de retenciones sobre la oleaginosa, al menos en unas semanas más.

En los negocios de ayer, la soja de la nueva campaña, con entrega en mayo, se negoció en el Mercado a Término de Buenos Aires con una leve suba, hasta u$s 223 la tonelada. En el recinto de Rosario, la soja mayo operó en u$s 215, y se relevaron negocios por 3.000 toneladas.

La suba de la oleaginosa, sumada a las alzas externas de la semana pasada que también contagiaron los cereales negociados en los mercado granarios argentinos. Así el trigo ganó 5,12%, hasta $ 410 la tonelada con descarga. Hubo negocios por unas 20.000 toneladas.

Las posiciones futuras del trigo tuvieron leves alzas, para cerrar en u$s 120 y u$s 128 la tonelada para entregar en enero y marzo, respectivamente.

El maíz no se quedó afuera de la mejora. Tuvo un incremento de casi 2% en Rosario, para cerrar en $ 310 por tonelada disponible. La oferta del sector exportador sigue lejos de las mejoras que el grano tuvo en los mercados de referencia, como consecuencia de que el cereal argentino todavía tiene vedada la venta externa. Eso hace que, a pesar de la mejora en las ofertas, no se registren operaciones.

Para el maíz de la nueva cosecha, en tanto, hubo negocios por 30.000 toneladas, con precios levemente por debajo de la rueda previa, a u$s 115 la tonelada a entregar en marzo y abril.

La tendencia alcista en Rosario se extendió al girasol, que sumó 1,7% y retornó a la cotización de $ 600 por tonelada. La tonelada con entrega en marzo mejoró 2,04% y se negoció a u$s 200.

El comportamiento de los commodities en los mercados de referencia externos fue errático. En las primeras horas de operaciones, el alza que acumulan los granos en las últimas dos semanas, y que el viernes llevaron a la soja por encima de u$s 350 la tonelada por primera vez en tres meses, se potenciaba por la debilidad del dólar y el repunte del petróleo. Sin embargo, posteriormente influyeron pronósticos positivos sobre las condiciones de la soja en Brasil, que llevaron a los operadores a la toma de ganancias final.

Comentá la nota