La soja dejará en la caja u$s 5.579 millones

La cifra representa un 32 por ciento más que el año pasado, sólo por retenciones. Las lluvias de la primavera ayudan a la campaña pero también los meses de enero y febrero serán claves para la oleaginosa.
La semana pasada comenzaron las primeras siembras de soja en el país y se dio el puntapié inicial de lo que promete ser una campaña récord. Se espera que los productores obtengan una facturación de 17.193 millones de dólares por las exportaciones. Si se cumple esta estimación el Gobierno obtendrá un ingreso de 5.579 millones de dólares por las retenciones. Un 32% más que lo que embolsó de la campaña pasada. Pero el avance de la soja se produce en detrimento del resto de los cultivos. La producción agrícola en general caerá un 13% este año en comparación con la última campaña con clima normal, que fue la de 2007/2008.

Los primeros campos en ser cultivados fueron los de la región este del centro agrícola nacional. El clima es favorable aunque los analistas coinciden en que hay que esperar.

"Las lluvias de primavera y las que cayeron en Buenos Aires los últimos días dieron más tranquilidad, pero hay que ver qué pasa en enero y febrero, que son meses determinantes", explicó la técnica de CREA, Enriqueta Gil Bellone.

Según las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires la superficie que se sembrará con soja este año asciende a 19 millones de hectáreas. Este número representa un aumento del 7% respecto de la campaña anterior. Pero la desventaja que afronta esta temporada es la mala calidad de las semillas. "Debido a la sequía de la campaña pasada las semillas que se siembran ahora son de baja calidad y eso reduce el rinde y desperdicia la enorme potencialidad que tiene la cantidad de superficie sembrada", explicó un técnico de la entidad. Además el informe detalla que en algunas zonas del país la falta de agua persiste y complica la situación. "El margen oeste del área agrícola nacional requerirá importantes descargas a fin de revertir la limitante condición actual que registra gran parte de Córdoba, La Pampa, el sudoeste bonaerense, norte de Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero", detalló el estudio.

Con respecto a la campaña 2008-2009, que fue muy mala por la sequía, el único cultivo que muestra un incremento del área sembrada es la soja, con un avance del 7% según las estimaciones de la Sociedad Rural. Aún con las desventajas que presentará esta temporada los analistas de la entidad proyectaron un incremento de los rendimientos por hectárea del 44 por ciento. En base a eso calculan una producción de 50.077.983 toneladas. De ese total los productores obtendrán 2.584 millones de dólares por la exportación de granos de soja, 9.479 por la de pellets y 5.129 por el aceite que se vende en el exterior. Las exportaciones totales de todo el complejo sojero aumentaran un 59% respecto de la campaña anterior y gracias a eso, y al aumento del 33% de valor de estas ventas, ingresarán a las arcas fiscales un 32% más de divisas en concepto de retenciones a la oleaginosa.

Fuera de todos estos números caudalosos hay una cifra que no se tiene en cuenta en el cálculo de la rentabilidad.

En la jerga se llama "costo oculto" y representa la pérdida de valor del suelo por los nutrientes que le saca la soja. El ingeniero del INTA, Fernando Martínez, calculó que ese costo es de 120 dólares por hectárea.

"Esa cantidad de dinero deberían gastar los productores para fertilizar la tierra luego del cultivo de soja y no lo hacen. Pero esta pérdida no la tienen en cuenta ni los productores ni el Gobierno", aseguró Martínez.

El país perderá unos 2.280 millones de dólares por el desgaste de las tierras que provoca este cultivo.

El avance de la oleaginosa desplazó a los cereales que compiten por las tierras en esta época: el trigo y el girasol.

Estos cultivos se encuentran en una situación crítica, tienen costos de producción más altos que la soja y una rentabilidad menor, por lo que son pocos los productores que apuestan a ellos.

"Mientras las políticas de inestabilidad en la comercialización de trigo, girasol y maíz continúen la soja seguirá avanzando. Estamos perdiendo el posicionamiento en el mercado internacional de estos cultivos y eso no se recupera fácilmente", aseguró el economista jefe de la SRA, Ernesto Ambrosetti.

Lidera las exportaciones, con el 26,6% del total

Las exportaciones de soja representaron el 26,6% de las ventas al exterior totales en el primer semestre del año. Según datos del INDEC, la comercialización de los productos del complejo sojero significó un ingreso de divisas de 7.247 millones de dólares por ventas de todo el complejo sojero. El principal destino fue China que concentró el 81,6% de las exportaciones. Le siguieron las naciones del NAFTA (Estados Unidos, México y Canadá).

En los primeros seis meses del año la soja lideró las ventas argentinas al exterior. Mientras la oleaginosa y sus derivados representaron el 26,6% del total de las exportaciones, el 9% correspondió a la explotación de recursos naturales –petróleo y gas–. Apenas el 8% del total exportado provino de la rama automotriz, sector con alto contenido de valor agregado.

Pese a liderar el ranking, el valor de las exportaciones de soja entre enero y julio de este año fue un 4,6% menor que las del mismo período del año anterior. El organismo estadístico detalló que esa reducción se debió, en el caso de los porotos, a la caída en las cantidades comercializadas y en el caso del aceite la merma provino por el lado del precio mientras que las cantidades aumentaron.

Las consecuencias de la sequía también se notaron en el resto de los complejos agrícolas que tuvieron una evolución negativa en el primer trimestre comparado con 2008. Las ventas externas de trigo cayeron un 50%, con bajas tanto en el precio como en las cantidades exportadas. Lo mismo para el caso del maíz cuyas ventas registraron una variación negativa del 45% en el período analizado.

Comentá la nota