La soja cotiza a $ 200 más que hace un mes e impulsa la economía local

Aunque ayer retrocedió $ 40, redondea un incremento del 26,6% desde comienzos de marzo. Así, alentó la venta de parte de los productores, movilizó el transporte de cargas y hay expectativas en otros sectores.
La soja cerró ayer a $ 940 la tonelada, lo que representó una pérdida de $ 40 con respecto al cierre del viernes, pero marca un incremento del 26,6% en relación a los primeros días de marzo.

Esto generó que los productores que se volcaran a vender la oleaginosa "más de lo esperado", admitieron desde las cerealeras.

La cotización de entre 750 y 800 pesos registrada hace 40 días coincidió además con un nuevo pico en el conflicto entre el Gobierno y el campo. La consecuencia fue que los ruralistas cerraron las tranqueras y decidieron iniciar la cosecha con perspectivas de almacenar en los silos bolsa. Muchos ampliarían los ya existentes de la campaña anterior.

Pero antes de finalizar la recolección de porotos, la caída en la cosecha mundial, en especial la de Sudamérica, combinada con un sostenimiento de la demanda internacional, llevaría a despertar nuevamente el ascenso de la cotización en las pizarras de Chicago y de Rosario. Para comienzos de este mes, la tonelada llegaba a los 900 pesos y a partir de ahí tocó la semana pasada los 980 pesos.

Por eso estas últimas dos semanas de buenos precios alentó la comercialización de la oleaginosa. Hubo más productores que optaron por vender antes que por embolsar y así comenzó a percibirse una reactivación en la economía local que tuvo su primera muestra en el transporte de cargas.

De acuerdo a lo señalado desde la Federación Cordobesa del Transporte de Cargas, "hay un mayor movimiento que sin dudas debe estar vinculado al precio ascendente de la soja. De todos modos nosotros mantenemos los fletes con un precio muy bajo y para ganar lo mismo que años atrás debemos hacer muchos más viajes", dijo el presidente de la institución, Eduardo Marclé.

Como el repunte de las ventas aún no alcanza a superar niveles de años previos, ni mucho menos, las posibilidades de alcanzar un margen de ganancia óptimo de parte de los camioneros es casi nula.

"Hay una clara reactivación de la venta de granos en las últimas semanas impulsada por el precio, pero si bien es mejor de lo esperado a comienzos de marzo, no alcanza a acercarse a los niveles de 2008", explicó Juan Depetris, de Depetris Cereales.

Según confiaron fuentes del sector, muchos productores se animaron a vender para invertir en alguna maquinaria, en inmuebles o en insumos para las próximas campañas, alentados por el ahorro que supone adelantar la compra y almacenar para la próxima gruesa. En cualquiera de los casos, es esperable un empuje de la maquinaria económica local.

El cierre de ayer

» Mercado local. Las ofertas por la oleaginosa disponible cayeron fuertemente en la jornada luego de haber seguido una tendencia alcista desde hace dos semanas. Las mismas se contrajeron $ 40 desde el máximo nivel alcanzado el viernes, quedando finalmente establecidas en $ 940 por tonelada en la zona de puertos del Up-River.

Como era de esperarse, esto derivó en que no se terminen registrando operaciones en la Bolsa de Comercio de Rosario a lo largo del día. Lo mismo sucedió en el caso del forward, donde las ofertas se redujeron hasta U$S 258 por tonelada para la posición mayo/09, U$S 7 menos que en la rueda precedente.

» Chicago. Una intensa caída en los mercados accionarios condicionó en el mismo sentido a los futuros agrícolas en la jornada. A esto se sumó la presión descendente ejercida por el fortalecimiento del dólar, encareciendo relativamente a los commodities para el resto del mundo. La intensa contracción sufrida por la cotización del petróleo contagió al complejo sojero de la misma forma, llevando a las posiciones más cercanas a perder más de U$S 11 a lo largo de la sesión.

Fuente: fyo.com

La cosecha, de 50 a 36 millones de toneladas

La fuerte caída de la cosecha de soja en el país no fue otra cosa que el reflejo de lo ocurrido en toda la región sudamericana. Esto, llevado también al retroceso de otras regiones productoras trajo aparejada una caída de la oferta que impulsó los precios.

En Argentina, se esperaba una recolección de 50 millones de toneladas que ya en el tramo final de la cosecha se ajustó a unos 36 millones. Sin embargo, y pese al ascenso, en el mercado no creen que el valor trepe mucho más.

En el caso de la región de Río Cuarto, la caída en los rindes se debió más a la sequía del último tramo -del llenado de grano- que en las etapas primarias de crecimiento de la planta, como en el resto del país. Por eso los granos en la zona fueron más pequeños.

Comentá la nota