La soja arranca febrero en un nuevo mínimo de cuatro meses

Las estimaciones del ministro de Economía, Amado Boudou, de que en marzo la economía argentina comenzará a inundarse de dólares, gracias a la buena performance de la cosecha gruesa agrícola tal vez tengan que ser rápidamente revisadas.
Es que el principal cultivo argentino, uno de pilares fundamentales de la caja fiscal de la era K, tiene buena perspectivas en cuanto a producción total, con entre 51 y 53 millones de toneladas estimadas. Pero a la vez, atraviesa un momento complicado en materia de cotizaciones internacionales. Es más, en lo que va de enero, la soja en Chicago perdió 13% de su valor, hasta alcanzar los u$s 335 la tonelada, un piso desde el pasado 7 de octubre.

De esta forma, los vaticinios de hace dos semanas de los analistas se están cumpliendo al detalle: que las súpercosechas brasileña y argentina (entre las dos inyectarían al mundo unos 120 millones de toneladas) deprimen los valores internacionales del commodity agrícola, ante una demanda sostenida pero que cuenta con una más que abundante oferta para satisfacerse.

Los futuros de la soja en Chicago habían arrancado el 2010 en u$s 385 la tonelada. El último día hábil de enero terminó u$s 50 por debajo de ese valor. Y los analistas consideran que en las próximas semanas, salvo alguna catástrofe climática en América del Sur, se acercará peligrosamente a u$s 320 la tonelada.

El Gobierno tenía estimado un 2010 con una soja que promedie u$s 350 la tonelada, que por retenciones (35%) permitirían un ingreso en torno a $ 27.000 millones.

Pero la tendencia a la baja de los precios internacionales, tal como informó el jueves El Cronista, pone en riesgo esos deseos. Si la soja finalmente queda en torno a u$s 320, dejaría al Fisco con un ingreso de retenciones de unos u$s 6.100 millones, 11,5% menos de lo previsto originalmente.

En la rueda continua de Chicago, anoche los futuros de soja con vencimiento más cercano repuntaban levemente, hasta los u$s 337 la tonelada. Pero los analistas no son optimistas, sobre todo en un contexto donde los fundamentals del mercado son bajistas.

En ese marco, los fondos especulativos continuaron achicando posiciones abiertas en el mercado de materias primas de Estados Unidos.

Al pasado 26 de enero, último dato disponible, esos fondos contaban con 39.096 posiciones netas, más de 55% por debajo de las que tenían al 5 de enero último, cuando poseían 87.809 posiciones abiertas en futuros de soja.

Comentá la nota