SOEM busca salida pacífica al conflicto salarial

Tras una noche de furia frente al Municipio, y más allá de los sectores radicalizados, preocupa a la conducción gremial buscar una salida al conflicto salarial. El titular gremial Pedro Mansilla habló de una convocatoria a distintos actores sociales, y de la posibilidad de ceder de ambas partes, para encontrar una solución. En principio, dijo estar de acuerdo con la propuesta oficial, para continuar buscando luego en el diálogo, una propuesta superadora.
Recién alrededor de las tres de la madrugada de ayer decidieron retirarse los manifestantes trabajadores municipales que permanecían en el exterior del Palacio Municipal, y pudieron hacer lo propio el intendente Héctor Roquel, los concejales y el diputado por pueblo, Francisco Anglesio, quienes permanecían en el edificio, desde que pasadas las 19 del día anterior recibieron a una delegación de voceros del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, encabezados por su titular, Pedro Mansilla, para continuar un diálogo sin resultados en busca de superar el conflicto.

Por el contrario, la situación quedó en medio de un diálogo totalmente cortado, en tanto las autoridades pudieron retirarse sin que mediara actuación judicial ni policial, a pesar de la furia que habían desatado los manifestantes que permanecían en el exterior, al retirarse los negociadores gremiales, sin haber avanzado en las pretensiones decididas por una asamblea que rechazó la oferta del Ejecutivo Comunal de aceptar la incorporación de 60 de los 150 pesos ofrecidos en carácter no remunerativo, al básico, por evaluar que trae aparejada una mejora de sólo $ 98 de bolsillo para un agente categoría 10.

El Ejecutivo ofreció además continuar negociando por 90 días otras alternativas, ante la intransigencia del SOEM que pretende continuar con incorporaciones al básico, a razón de $ 45 en noviembre y $ 45 en diciembre, hasta completar los 150 no remunerativos, lo que para el municipio representa un monto de alrededor de 500 pesos por agente municipal.

El Municipio explicó la inviabilidad de esa posibilidad, tras lo cual la representación gremial se retiró y los manifestantes comenzaron a acercar peligrosamente la quema de cubiertas, todo alrededor del edificio del Municipio.

En las primeras horas de la mañana de ayer, el panorama no podía ser más desalentador, en la esquina de San Martín y Libertad, por la acumulación del producto de la quema de cubiertas, y residuos, que el personal municipal se ocupó de remover, en tanto la atención al público fue prestada con normalidad, en las diferentes áreas del Municipio.

El titular gremial, Pedro Mansilla, quien la noche anterior anticipó la intención de buscar la mediación del padre obispo de la Diócesis Juan Carlos Romanín, para destrabar el conflicto, dijo ayer que estaba tramitando reuniones, y convocatoria de distintos actores sociales, "para aunar criterios y estrategias tendientes a solucionar el conflicto de una manera pacífica".

El dirigente dijo por LU 12 Radio Río Gallegos que "esto significa que las partes tendremos que ceder de alguna manera, en cuanto a nuestras demandas, de ambas partes, y por sobre todas las cosas, a través del diálogo, para superar de otra manera este conflicto".

Consultado si esto responde a una demanda de las bases, la posibilidad de negociar de esta manera, dijo que lo hace en su carácter de titular gremial, y por la responsabilidad que le cabe en la búsqueda de una salida pacífica al conflicto, "porque tengo que responder a los intereses de todos los trabajadores municipales –enfatizó-, independientemente de las cuestiones que hacen a ciertos pequeños grupos que por ahí tenemos".

En tanto afirmó que la posibilidad de mediación del conflicto, "está en carpeta", en tanto mencionó que desde la madrugada no había tenido contacto con el intendente, los concejales o el diputado por pueblo, Francisco Anglesio, "para recrear –dijo-, el espacio de diálogo, dejando de lado cualquier tipo de acción que roce lo delictivo, como fueron algunas cuestiones que se vivieron en la noche de ayer", admitió el dirigente.

Mansilla dijo que el SOEM espera alguna nueva convocatoria del Ejecutivo, "una respuesta del intendente a la contrapropuesta presentada, para ser analizada en una nueva asamblea".

El dirigente explicó que "el tema de pedir un 25 % al básico surgió de un grupo de trabajadores, mientras que yo como afiliado entiendo que hay que buscar un mecanismo de acuerdo, aceptando los 60 pesos al básico ofrecido, para generar luego otras estrategias para continuar esta lucha, siempre en el marco de la organización gremial, para no tener que lamentar luego cuestiones que están muy lejos del ánimo de esta organización gremial, generar".

Comentá la nota