El SOEM acató por unanimidad la conciliación obligatoria

Trabajo impuso a las partes los términos de la conciliación y tras las formalidades, la asamblea del SOEM acató la medida. Municipales en conflicto vuelven a sus tareas y no tendrán descuentos por los días no trabajados.
El Municipio mostrará sus números, y en la negociación, buscarán la forma de ahorrar y generar más recursos, que el SOEM espera se vuelquen a sus salarios. El Ejecutivo no aceptó eliminar las horas extra, pero sí reducirlas a su mínima expresión.

Tras cuatro semanas de conflicto, las autoridades municipales y del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales asistieron ayer a la primera audiencia de conciliación obligatoria que dispuso la Secretaría de Trabajo, donde la parte gremial se comprometió a dejar de lado las medidas de acción directa y el Ejecutivo a no descontar los días caídos y a presentar un detallado informe de la situación económico financiera del Municipio, para avanzar en acuerdos.

No obstante, ambas partes se mantuvieron en sus trece: el SOEM sigue demandando una respuesta al pedido de aumento salarial; el Ejecutivo quiere demostrar que no es posible, aunque con la voluntad de buscar la forma ahorrar que permita más adelante mejorar los sueldos de los trabajadores.

El intendente Héctor Roquel con el secretario de Gobierno, Ernesto Cruz y el asesor letrado Arturo Saá, representaron al Departamento Ejecutivo Municipal, y Pedro Mansilla, la delegada Virginia Sutherland y la asesora letrada Jovita Vivar, al SOEM, en presencia del secretario de Trabajo, Raúl Santibáñez.

Tras la reunión, Cruz destacó la posición adoptada por el SOEM, de acatar la conciliación obligatoria y sentarse a dialogar, no obstante sostener su reclamo de aumento al básico, a lo que opuso la postura del Ejecutivo, de reconocer la legitimidad del reclamo, "pero llevar adelante la discusión con información detallada de los ingresos y recursos que tiene el municipio y los gastos, tanto en carácter de pago a personal, como pago a proveedores y funcionamiento, que puede exhibir el Municipio".

El funcionario aseguró que el Ejecutivo "también está dispuesto a discutir si se pueden generar más ahorros, en función de la búsqueda de optimizar estos gastos y se pueda generar, a futuro, un ahorro que nos permita volcarlo en los sueldos de los trabajadores".

El jueves por la tarde se encontrarán nuevamente, tras comprometerse ambas partes a respetar "todos los términos de la conciliación que ha adoptado la autoridad laboral", que es, por la parte gremial, comprometerse a no continuar con la medida de fuerza, y por el Ejecutivo, a no descontar los días no trabajados y avanzar con la discusión conducente a superar el conflicto.

Por parte del Ejecutivo, dijo Cruz, "es llevar los datos de la ejecución presupuestaria de 2008 y 2009 para su análisis, y los datos que devienen de la ejecución en cuanto a horas extras, gastos y demás, para poner en la mesa de discusión, hacer un análisis de la situación y avanzar en políticas de recaudación, baja de gastos superfluos, posibilidad de ahorro y todo lo que fuera necesario para seguir sosteniendo esta discusión".

El funcionario aclaró que el Departamento Ejecutivo Municipal no accedió a la petición del SOEM de eliminar las horas extra, "hasta tanto no se logre un mecanismo que las suplante", que, consideró, "es una discusión que podíamos haber llevado en el seno de la comisión paritaria municipal". Mientras tanto, dijo, "nos hemos comprometido por ahora, a reducirlas a la mínima expresión, para ir avanzando en la posibilidad del ahorro".

Apego a las leyes

El titular gremial, quien ya había catalogado como inédita para el SOEM la convocatoria a una conciliación obligatoria, dijo que "la jornada se vivió con mucha euforia por los compañeros municipales que acompañaron la marcha, se respiró un ambiente de camaradería y compañerismo que hace mucho los trabajadores municipales no transitábamos y, a partir de allí, se hizo una reseña de toda la situación que nos planteó la Secretaría de Trabajo".

En ese contexto, remarcó Mansilla: "como no podía ser de otra manera, en un gesto de grandeza y de total apego por las leyes, los trabajadores municipales decidimos por unanimidad acatar la conciliación obligatoria", con lo cual, a partir de hoy regresa la normalidad en la actividad laboral, por el plazo que estipula la normativa vigente.

Sin embargo, aclaró: "nosotros pedimos un aumento salarial de un 50 % al básico y en esta instancia, esperamos un ofrecimiento del intendente", y consideró que "este ofrecimiento tiene que salir a partir del ahorro, a partir de la recaudación, y le hemos pedido para la próxima reunión de conciliación, al intendente, que nos traiga la ejecución presupuestaria que los paritarios le habíamos pedido hace cuatro meses, sin respuesta".

Más adelante, Mansilla ironizó: "ahora, seguramente, con la anuencia y la intervención de la Secretaría de Trabajo, los números van a aparecer", y reiteró que en cuanto al pedido de suspender las horas extra, el intendente Roquel respondió que quedarían supeditadas a lo indispensable y aunque esa no era la respuesta esperada, la justificó por tratarse del primer encuentro, esperando que, a partir de ahí, "se irán dando toda una serie de ejercicios que tiendan a ir buscando lo que los empleados municipales buscamos, que es algún tipo de oferta salarial". El SOEM sostiene que esto se puede lograr a través del ahorro y la recaudación.

Para el dirigente, fue auspicioso el comienzo de la negociación, "con esta intención de las partes", que evaluó como "fundamental".

Manifestación pacífica

Mientras la reunión se concretaba, más de un centenar de trabajadores municipales aguardaba los resultados en el exterior del edificio de la calle Rawson, adonde habían llegado marchando desde el SOEM.

En el lugar, Mirta Rivera dijo por LU 12 Radio Río Gallegos que en la asamblea del día anterior se presentó un grupo de afiliados con claras intenciones de neutralizar el conflicto, lo que "provocó esta manifestación por parte de la gente que está con medidas de fuerza".

Rivera aseguró que había voluntad de volver a trabajar y aseguró que el reclamo continuará hasta lograr un aumento, porque "que no hay plata en el Municipio nadie lo cree, porque se siguen dando horas y gastos en otras cosas que por ahí no tienen sentido".

Comentá la nota