Socios europeos de Telecom Argentina rechazan obligación de abandonar el país

Las firmas calificaron de ‘arbitraria’ la decisión tomada por el ente regulador que analizó la compra de Telecom Italia por parte de Telefónica de España
Las firmas integrantes del consorcio Telco, el grupo encabezado por Telefónica de España que en 2007 compró una porción de Telecom Italia, apelaron ayer la medida de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que da a la peninsular un plazo de siete meses para vender su parte de Telecom Argentina. Se trata de Telefónica, Mediobanca, Sintonia, Generali e Intesa. Telecom Italia, en tanto, se distanció del paso dado por sus accionistas, ya que, como compañía (que además de Telco tiene otros socios), tiene una estrategia legal propia.

Ahora, el organismo regulador descentralizado –pero que actúa en la órbita del Ministerio de Economía– deberá resolver si concede la apelación, tras lo cual el tema llegará a alguna de las cámaras judiciales que están interviniendo en el conflicto que se desató desde fines de 2007, como consecuencia de la operación europea que determinó el ingreso de Telefónica de España en Telecom Italia.

El cronograma de desinversión para que Telecom Italia venda su 50% en Telecom Argentina fue publicado en el Boletín Oficial el jueves de la semana pasada. El esquema para concretar la partida contempla un plazo total de un año a partir del 25 de agosto de 2009 –momento en que se decidió que los europeos debían dejar su parte–, pero dividido en dos lapsos de seis meses. El primero concluye el 25 de febrero y, sólo hasta ese momento, la italiana podrá encarar un proceso de venta sin condicionamientos de la autoridad regulatoria. Después, la CNDC podría intervenir de distintas formas.

También la semana pasada se difundió la aplicación de una multa por $ 235,9 millones a Telefónica de España, Generali, Intesa, Mediobanca y Sintonía, es decir, sus socias en Telco. Esta firma fue creada para comprar Olimpia, una de las accionistas de Telecom Italia que era propiedad de la compañía italiana Pirelli.

La penalización fue aplicada porque dicha operación no fue notificada al gobierno argentino, pese a que tenía efectos en el mercado local. Sin embargo, mientras que el plazo para apelar la desinversión vencía ayer, el de la multa concluye la semana próxima.

Según trascendió, los que conforman Telco dieron el argumento habitual para rechazar medidas por concentración de mercado: calificaron la decisión de "arbitrariedad", tanto en lo que respecta a la obligación de desinvertir, como a las pautas para la venta. Del mismo modo, se habrían opuesto al criterio según el cual la transacción efectuada en Europa debería haber sido notificada en la Argentina. Esta medida se basa en la ley Ley 25.156 de Defensa de la Competencia, según la cual una operación de compra-venta entre empresas debe ser informada al organismo bajo dos condiciones: que con la adquisición una de las partes tome el control de la firma incorporada o que con la transacción el volumen de mercado de ambas compañías fuera de más de $ 200 millones. De no cumplir esa obligación, la nueva dueña tendría que pagar como multa al menos $ 1 millón diario desde el momento en que tendría que haber concretado el aviso.

Fuentes del mercado descontaban ayer que Defensa de la Competencia concederá la apelación y el rechazo de Telecom Italia seguirá en la Justicia. Sucede que, aun si el organismo no lo admitiera, la firma podría ir a los tribunales y pedir intervención judicial por la negativa de la autoridad regulatoria de aceptar el reclamo. Especialistas consultados por este medio manifestaron asimismo que es habitual que las compañías apelen este tipo de decisiones.

Comentá la nota