"La sociedad reclamó que se resuelva el conflicto"

Así lo aseguró el ministro Pablo Yedlin, quien consideró que en la multitudinaria "marcha de antorchas" del viernes la sociedad concurrió a la plaza Independencia "no sólo por el reclamo salarial" de los médicos, sino también "porque quiere que vuelva a ser normal la atención en los hospitales".
"El pedido de la ciudadanía en la marcha no tuvo que ver sólo con un reclamo salarial, sino que la sociedad también participó para reclamar para que se solucione el conflicto de la salud y vuelva a ser normal la atención en los hospitales. Fue un mensaje para las dos partes". Esa fue la lectura que realizó el ministro de Salud, Pablo Yedlin, sobre la multitudinaria "marcha de antorchas" que encabezaron los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad este viernes por la noche, en el marco del plan de lucha que llevan adelante desde hace casi tres meses, en reclamo de reivindicaciones salariales y laborales.

En diálogo con EL SIGLO, el funcionario provincial reconoció que "este tipo de manifestaciones forman parte de la democracia y son buenas, sobre todo si no afectan la atención de los pacientes". En este sentido, consideró como "positivo el hecho de que se haya decidido movilizar de noche, fuera del horario laboral".

No obstante, Yedlin insistió en el pedido a los profesionales de que "traten de comprender que no habrá una salida a este conflicto, que es algo que hay que encontrar urgentemente, si es que los reclamos son imposibles de alcanzar para el Estado".

Como se recordará, los profesionales reclaman un inmediato aumento de 100 pesos en la base de cálculo que es empleada para determinar los salarios básicos del sector y que está anclada en 250 pesos, para seguir discutiendo con el Gobierno otra suba de 150 pesos en ese ítem, de manera escalonada y progresiva, hasta elevarla a 500 pesos.

Al respecto, el titular de la cartera sanitaria sostuvo que "no hay ninguna posibilidad de contar con fondos para triplicar los sueldos de los médicos, como hoy están planteando desde el sector de los autoconvocados".

Nueva audiencia

Yedlin anticipó a este diario que "en principio, el próximo jueves se estaría concretando una nueva audiencia con los autoconvocados", en la sede del Arzobispado, en el marco de la mediación encarada por monseñor Luis Villalba y que, por el momento, no arrojó "humo blanco".

"Estamos dispuestos a concurrir para a discutir en la reunión todas las mejoras que la Provincia esté en condiciones otorgar y que sirvan para destrabar el conflicto, como se hizo siempre", adelantó el Ministro, aunque prefirió no adelantar la propuesta que el Ejecutivo podría llevar a la reunión.

Grave denuncia

El responsable del área de Salud se mostró preocupado por las consecuencias del paro por tiempo indefinido que llevan adelante los galenos, manteniendo paralizada la atención en los consultorios y suspendiendo la realización de cirugías programadas.

"Estamos llegando a una situación límite, porque en medio de este conflicto está la gente que hoy no es atendida en el sistema público", aseguró el funcionario.

Sobre este último punto, Yedlin denunció que "hay problemas en varios CAPS (Centros de Atención Primaria de la Salud) de la zona centro porque se están negando a vacunar a los chicos, lo cual es algo realmente irracional. También se están negando a realizar controles de embarazos y de recién nacidos, algo que en el futuro puede generar programas severos para la salud de la población", advirtió.

El funcionario opinó que "una cosa es reprogramar las cirugías programadas o no atender especialidades, y otra muy distinta es no vacunar a los chicos y desatender a las embarazadas y niños tucumanos".

Yedlin insistió en que "se está llegando a una situación límite y hay que apurar una solución, porque en el medio de esta situación hay terceros que son los chicos que no están siendo vacunados, las embarazadas que no pueden ser controladas y pacientes oncológicos que no son operados".

Piden que intervenga el Congreso Nacional

La senadora nacional Delia Pinchetti de Sierra Morales (Unión PRO), presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de resolución solicitando que las comisiones de Trabajo y Previsión Social y de Salud y Deporte se constituyan en Tucumán, a los fines buscar una solución al conflicto de la sanidad. Sustentó su planteo destacando la necesidad de "restaurar el legítimo y universal derecho a la prestación regular del servicio de salud".

La parlamentaria también remitió una nota al Ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, requiriéndole que intervenga en el conflicto.

La legisladora advirtió que "el gobierno de José Alperovich pretende evadir su responsabilidad frente a la grave que están atravesando los autoconvocados, argumentando la falta de recursos, cuando en realidad es la inequitativa distribución de los ingresos provinciales una de las principales causas que desencadenó el conflicto".

Finalmente, recordó que la Constitución Nacional garantiza "que todos los habitantes de la Republica Argentina tengan el derecho de acceder en forma igualitaria al uso y goce de los medios o herramientas que posee el sistema sanitario en general para lograr la mejor calidad de vida posible y compatible con sus enfermedades. Si esto no ocurre en Tucuman, es pura y exclusivamente porque tenemos un gobierno que da la espalda a las necesidades de todos, para ocuparse solo de las que tienen sus allegados", disparó.

"El Gobierno debe garantizar la salud"

El legislador provincial senador nacional electo José Cano (Acuerdo Cívico y Social) consideró que "el Gobierno es el principal responsable de garantizar la salud de la población, algo que hoy no se está cumpliendo, porque para eso fue elegido por el pueblo tucumano".

En este sentido, el legislador radical advirtió que "en este conflicto, no se debe pensar que la falta de atención en los hospitales es por culpa de los médicos, porque el garante constitucional de la salud de la población es el Estado. El que está perjudicando a los pobres que van a los hospitales y que hoy no tienen respuestas es el gobernador José Alperovich, que sigue desentendiéndose de la situación", disparó.

Cano opinó que el Poder Ejecutivo "transita un camino contrario a la resolución del conflicto, porque si cree que lo hará descontando sueldos, judicializando la protesta y apostando al desgaste se equivoca". Finalmente, dijo que "es inadmisible que la Legislatura provincial, como poder político del Estado, no haya tomado cartas en el asunto por decisión de la mayoría oficialista".

Comentá la nota