Una sociedad con el esposo de Diana Conti y con un ex director del Banco Central

El ex funcionario Néstor Vázquez acaba de fundar la empresa Cofeme SA, dedicada a "la compra, venta, preparación, envasamiento, fraccionamiento y distribución"de "medicamentos y drogas", de acuerdo a los registros oficiales. Vázquez figura como presidente de la droguería y es secundado por dos socios célebres. Uno de ellos es nada menos que el esposo de la diputada ultrakirchnerista Diana Conti, el empresario y ex militante del Partido Comunista Enrique Dratman. El otro es Aldo Rubén Pignanelli, un ex director del Banco Central procesado por presunta administración fraudulenta en la liquidación del Banco Medefín.
Cofeme SA fue legalizada el 6 de julio de este año pero todavía no habría comenzado a operar. La compañía también "podrá actuar como mandataria o representante de obras sociales, entidades de medicina prepaga o fabricante de productos alimenticios". En el entorno de Vázquez negaron la existencia de dicha empresa y aseguraron que "Néstor y Dratman son viejos amigos, que ahora trabajan juntos en una empresa de construcción". Pero el Boletín Oficial de la Nación afirma lo contrario.

Vázquez asegura que no está ligado a ninguna droguería, pero también figuró en el directorio de Farmaline en 2005 junto a Sergio Gustavo Blanco, el socio de Néstor Lorenzo, detenido junto al empresario farmacéutico el viernes 4 de septiembre, en el marco de la causa por la mafia de los medicamentos. Farmaline es sospechada de ser propiedad de Néstor Lorenzo. Como publicó ayer PERFIL, es cliente, al igual que San Javier, de Congreso Salud SA, una droguería del mismo empresario.

Cuando estaba en la Superintendencia de Salud, Vázquez dirigía la revista especializada La Escuela. Revista Universitaria de Salud Pública. Entre sus auspiciantes se encontraba Lorenzo, a través de Droguería San Javier. Según dijo a PERFIL un ex funcionario del área, a cambio de la pauta el funcionario "garantizaba a Lorenzo contrataciones con las obras sociales", gracias a sus influencias políticas. "Vázquez también manejaba empresas que le preparaban a las obras sociales los expedientes para presentar toda la documentación al Estado y cobrar subsidios y reintegros. A cambio, las empresas se quedaban con un porcentaje de los fondos girados por el Estado", cuenta el dueño de una droguería.

Comentá la nota