Los socialistas quieren reservas para Santa Fe

Los socialistas quieren reservas para Santa Fe
Los votos del PS son clave para la discusión sobre el uso de los recursos del Central. Aseguran que acompañarán al oficialismo si se garantiza que el dinero llegará a las provincias. Presiones salariales y polémica con Carrió.
Ni cheques en blanco ni cerrazón opositora, aseguran los socialistas. Tampoco pactos por debajo de la mesa. Sin embargo, en un probable lugar de quien debe desempatar a la hora de definir el uso de reservas del Banco Central, el PS reconoció que está dispuesto a discutir el Fondo del Bicentenario en el Congreso con la expectativa de incorporar "innovaciones de política distributiva" que compensen la apretada situación financiera de las provincias. "Un gobierno tiene derecho a fijar su política y hacer uso de las reservas, es lógico que se preocupe por la deuda externa, pero poco se dice sobre la deuda interna, en un país con 40 por ciento de pobreza. Sería una buena señal si la Nación ayuda a que el 1º de marzo empiecen las clases en todo el país", lanzó el gobernador santafesino Hermes Binner al sugerir un destino posible para esos fondos.

En Santa Fe hay fuertes presiones del sector público por un aumento salarial, y los docentes amenazan con no iniciar el ciclo lectivo si no consiguen, por lo menos, un 20 por ciento de incremento. Y el gobierno provincial ha planteado que semejante mejora es prácticamente inviable para sus arcas.

Los legisladores nacionales del socialismo santafesino ratificaron esa posición que llevó a Lilita Carrió a suponer la existencia de "algún acuerdo entre Binner y Cristina" Fernández de Kirchner. "Que lea la realidad y sea más prudente", le pidió la rosarina Mónica Fein, titular del bloque del PS en la Cámara de Diputados.

"Acá no hay ninguna negociación. Pero estamos en una oportunidad de debatir el uso del Fondo del Bicentenario para que posibilite un plan de desarrollo y permita discutir desigualdades en el manejo de recursos que hoy privilegian a Buenos Aires y perjudican a las provincias, como es el caso de los subsidios a las tarifas de electricidad", planteó la diputada Alicia Ciciliani, miembro de la Comisión de Finanzas que preside Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica).

"En 2005, el Partido Socialista aprobó el desendeudamiento planteado por el gobierno nacional a condición de convocar a un consejo económico y social que luego entró y salió de agenda y finalmente nunca llegó a ser realidad. Ahora la situación es similar: creemos que las reservas se pueden usar para un plan de desarrollo a largo plazo", dijo Ciciliani.

"Queremos discutir esto porque nos preocupa el déficit de las provincias. Y creemos que en este contexto de perspectivas favorables, con proyecciones de una muy buena cosecha gruesa, las reservas utilizadas podrían recuperarse rápidamente", señaló la socialista. "Ser anti-K no es un proyecto, hay que superar esa posición. Definirse como ‘anti’ es parte del bastardeo de la política, y hoy tenemos que recuperarla, con madurez", enfatizó.

El titular del PS, Rubén Giustiniani, remarcó que el socialismo rechaza la intención del Gobierno de tomar los recursos del Banco Central por decreto "sólo por capturar 6.800 millones de dólares de las reservas ante la caída del superávit fiscal, columna vertebral del poder de estos años". Los hombres del partido de la rosa plantean, en cambio, que eso debe discutirse en el seno del Congreso porque –señalan desde lo ideológico– "las reservas no son intocables". El asunto, sostienen, es para qué usarlas. La hipótesis del pacto secreto que deslizó Carrió y enfureció a los socialistas es que el Gobierno le ofreciera una señal positiva acerca de los 4.000 millones de pesos que Santa Fe reclama a la Nación por deudas de coparticipación y de la ANSES. Los santafesinos se presentaron ante la Corte Suprema de la Nación para buscar una solución judicial a sus reclamos.

"Confío en que la gente del socialismo, tanto en Diputados como en el Senado, no sea arrastrada por algún acuerdo entre Binner y Cristina", había lanzado Carrió el miércoles. Ayer, un hombre cercano al gobernador santafesino refutó la sospecha sembrada por la líder de Coalición Cívica.

"En 2008 acompañamos la nacionalización de las AFJP por convicción ideológica y hoy todavía la ANSES no se puso al día con lo que le debe a la provincia. En 2009 también votamos la ley de medios por convicción y por respeto a nuestra historia, y nada cambió en nuestra relación con el kirchnerismo. Al contrario: en la Legislatura provincial, los K nos bocharon la reforma tributaria junto al reutemismo. ¿De qué pacto hablan?", se preguntó en diálogo con Crítica de la Argentina.

Comentá la nota