Socialistas deciden si llaman

El diálogo gobierno-oposición parece más difícil tras la jornada del jueves en la Legislatura, porque al pleito político se sumaron ahora los incidentes. Dos "negociadores" de Binner en la mira de los peronistas.

La propuesta del gobierno a la oposición para formalizar un espacio de diálogo político recién apareció en la Legislatura el jueves a la tarde, cuando el destino de la reforma tributaria ya estaba sellado. El presidente del PJ y jefe de los senadores que rechazaron el aumento de impuestos exhibió la prueba en el mismo recinto del Senado. "Esta nota me llegó a las cuatro de la tarde", dijo el senador Ricardo Spinozzi, mientras exhibía un papel. "La firman diputados y senadores del Frente Progresista -continuó- y nos invitan a constituir una mesa de diálogo. Festejamos la idea, tuvimos que esperar diez meses, pero nunca es tarde porque ratificamos nuestra voluntad de dialogar. Su bloque ya había girado al archivo el proyecto de Hermes Binner y en las bancas no quedaba ninguno de sus colegas del bloque oficial para escucharlo. Pero Spinozzi insistió: "Por supuesto que aceptamos (la invitación al diálogo), en la medida que podamos fijar un temario. Y también vamos a aceptar si nos convoca el gobernador o el ministro que él disponga, para discutir éste o cualquier tema, sin ánimo de cogobernar".

Sin embargo, la vía del diálogo no parece fácil porque ahora al pleito político entre el gobierno y la oposición se sumaron los incidentes. Los dos principales operadores de Binner en la Legislatura quedaron en la mira del PJ: el jefe del bloque de diputados del Frente Progresista, Raúl Lamberto, fue denunciado en una cuestión de privilegio por su colega Federico Reutemann, mientras que el único socialista del Senado y presidente de la bancada oficial, Juan Carlos Zabalza, tendrá que cargar con el "repudio" de sus pares justicialistas, a quienes acusó por un supuesto "intento de golpe de estado", aunque después aclaró que se trató de una expresión "poco feliz".

El jueves, en la Legislatura, el oficialismo optó por la retirada antes que dar el debate hasta último minuto. En el Senado, Zabalza volvió a denunciar "el intento del PJ de gobernar la provincia" desde la Cámara alta y hasta calificó la maniobra como un supuesto "intento de golpe de estado". Mientras que en Diputados, el faltazo de la mayoría del Frente Progresista hizo fracasar la sesión -por falta de quórum- en solidaridad con los senadores oficialistas.

En uno de esos cruces, el diputado Federico Reutemann denunció que Lamberto se acercó a su banca para reprocharle el rechazo de la reforma tributaria en el Senado y acusar a su tío, Carlos Reutemann de ser el presunto mentor del operativo. "Me dijo que estábamos dando un `golpe de estado' y que iban a comenzar una campaña de desprestigio" contra el senador Reutemann, "a lo largo y a lo ancho de la provincia, acusándolo de ser el ideólogo de todo esto", explicó a la prensa. Pero el sobrino de Lole no se quedó en la denuncia pública: presentó una cuestión de privilegio por "la conducta lesiva e inapropiada del imputado (como llamó a Lamberto), quien se acercó a su banca y "lo amenazó con que 'si el Senado rechazaba la reforma tributaria propuesta por el Poder Ejecutivo' de inmediato comenzarían una campaña de desprestigio en contra del senador Carlos Reutemann pueblo por pueblo, señalándolo como 'instigador de la maniobra', denunciando 'cosas de la inundación' y 'advirtiendo que el senador no llega al dos por ciento de intención de voto en Rosario'. La conducta del imputado repulsa a cualquier consideración de democracia, pluralismo y búsqueda de consenso, y su actitud no ayuda a encontrar las soluciones que espera el pueblo santafesino", señaló el escrito.

En el Senado, después de la retirada del bloque oficial, Spinozzi rechazó las acusaciones de Zabalza. Primero, con ironía: "Quiero darle la tranquilidad que acá no hay ningún golpe, supongo que lo del senador Zabalza ha sido una chanza", le dijo a la vicegobernadora Griselda Tessio. Pero después en otro tono: "Quiero expresar en nombre de mi bloque nuestro más enérgico repudio a las lamentables e inesperadas expresiones del senador Zabalza. Sólo hace falta repasar la historia de este país para saber quiénes han sufrido las consecuencias de los golpes. Me parece que la historia del peronismo habla a las claras de muertos, desaparecidos, en distintas etapas de la Argentina, como para que livianamente un senador socialista realice semejante acusaciones. Repudiamos y rechazamos esas acusaciones".

"Pero lamentablemente, tenemos la obligación de comenzar a atar algunos cabos", siguió Spinozzi. "Escuchamos al Frente Progresista lamentarse porque (en las elecciones de senadores de 2007) sacaron 100 mil votos más que el PJ y sin embargo en esta Cámara hay 13 senadores justicialistas y seis, aunque no lo guste a Felipe (Michlig, de la UCR) del Frente Progresista. Los mismos santafesinos que eligieron a Binner como gobernador también votaron por nosotros en cada uno de los departamentos", dijo el legislador y agregó que "el justicialismo ha dicho desde el primer día que tenemos una clara vocación de diálogo y de contribuir. Nos gustaría que se valoren esas contribuciones, en la mayoría de los casos reflejadas en la sanción de leyes pedidas por el propio gobernador", recordó. Fue allí cuando levantó la nota de los bloques oficiales que invitó al PJ a integrar una mesa de diálogo. "Festejamos la idea, tuvimos que esperar 10 meses, pero nunca es tarde porque ratificamos nuestra voluntad de dialogar", dijo. "Por supuesto que aceptamos (la convocatoria al diálogo) en la medida que podamos fijar un temario. Y también vamos a aceptar si nos convoca el gobernador o el ministro que él disponga, para discutir éste o cualquier tema, sin ánimo de cogobernar o tomar decisiones. Pero sí anticipando cuál es la manera de ver las cosas en la provincia desde el PJ, que entiendo importante porque más allá de que le guste o no al senador Zabalza, el Senado tiene mayoría justicialista", concluyó Spinozzi.

Comentá la nota