Socialistas debieron ir a una conciliación luego de pelearse por nuevas afiliaciones

Socialistas debieron ir a una conciliación luego de pelearse por nuevas afiliaciones
La oposición llevó nuevas fichas y el oficialismo le puso trabas al ingreso de nuevos socios.
Es difícil imaginarse que en un partido político que es minoría en la provincia, a la hora de sumar afiliados para su padrón, los conductores dificulten la entrada de nuevos adeptos agregando requisitos y arguyendo incompatibilidades. Sin embargo, por más que cueste imaginárselo, sucede.

Rodolfo Succar fue reelecto presidente del Partido Socialista en las elecciones internas del año pasado; derrotó al dirigente Ricardo Salas, por tan solo un voto. Posteriormente, Salas intentó llevar al partido cientos de nuevos afiliados para que se sumaran al socialismo tucumano.

Pero, lo complicado iba a aparecer a la hora de la admisión de las personas. Succar implementó -según denuncias de Salas- nuevas exigencias que debían cumplir los ciudadanos que consistían principalmente en acompañar sí o sí a los pedidos, la fotocopia del DNI o no pertenecer a otro partido que no sea el socialista, aduciendo la directiva de una norma a nivel nacional.

Todo esto llevó al perdedor de las elecciones a hacer un planteamiento en la Justicia Electoral, aduciendo la inconstitucionalidad de tales exigencias. Así es como se realizó una audiencia conciliatoria entre las partes pero Succar no modificó su postura.

“Lo que planteó Salas es que se integren al partido, personas que se encuentran afiliadas a otros partidos como el ‘Frente de la Esperanza’ y eso no está permitido tanto a nivel provincial como nacional. Además no podemos empezar a caer en la ‘borocotización’ o el ‘travestismo’ que significa el pase de dirigentes”, se escudó el presidente del partido.

También criticó la postura de Salas, “porque quiere judicializar y discutir todas las decisiones.” “A nivel nacional, el partido nos dió recomendaciones expresas para que no admitamos este tipo de afiliaciones”, explicó. Además, el presidente del partido explicó que hasta en algunos casos hicieron excepciones y admitirán a uno de los afiliados como es el caso de un concejal monterizo al que le permitirán ingresar “cuando termine su mandato”.

“Violan la tradición”

Por su parte Salas, se mostró disconforme con los resultados de la audiencia conciliatoria y aprovechó para cargar contra Succar. “Ese tipo de exigencias no sólo violan la tradición democrática de 100 años del partido, sino también lo dispuesto por la Carta orgánica provincial y su espíritu, que consiste en facilitar de manera ordenada y a través de los órganos institucionales del socialismo, la incorporación de cada vez más personas al ideario socialista”, manifestó Salas.

Ahora es la Justicia Electoral la que deberá interpretar ambas posiciones y determinar si los afiliados que intentaron ingresar al socialismo en el último tiempo serán admitidos o no.

Comentá la nota