El socialismo retuvo la presidencia del Concejo en una maratónica sesión

El socialista Zamarini le entrega el diploma a Jorge Boasso, quien será vicepresidente 2º del Concejo.

El socialismo logró retener la presidencia del Concejo después de más de 14 horas de arduas negociaciones y en el marco de una votación que llegó a la 0.50 de hoy. Los ediles también decidieron que la vicepresidencia primera recayera en la kirchnerista Norma López y la segunda en el radical Jorge Boasso.

La llave que abrió la puerta a la segunda reelección del oficialista Miguel Zamarini fue la abstención adelantada por el radical Jorge Boasso, quien consideró correspondida su demanda de que el presidente renunciara al uso del doble voto en caso de desempate y dio quórum para que pudiera comenzar la sesión. Anoche también se abstuvo de votar Laura Weskamp (PRO) porque no se sintió representada por los candidatos que pugnaban por ocupar la presidencia.

La elección llegó como corolario de una jornada plagada de frenéticas negociaciones en las que la oposición decidió ofertar a Daniela León (UCR) como aspirante a la jefatura del cuerpo. Aunque las trabas que signaron la sesión preparatoria se multiplicaron a la hora de conformar las comisiones.

Ese fue el meollo de la cuestión, socialistas y opositores estuvieron gran parte del día enfrascados en tires y aflojes por el control de comisiones clave y la oposición recién bajó al recinto después de que se votaron las nuevas autoridades a la 0.50. A esa altura de la jornada, los socialistas contaban con 11 votos a favor de Zamarini contra 8 ó 9. Es más, la de por sí compleja jornada parlamentaria había empeorado cuando el interbloque disidente rechazó incorporar a Boasso en algunas de las cinco comisiones que le corresponden al sector. ¿Los motivos? Ahora no lo consideran opositor.

Tras la asunción de los ediles electos el 27 de septiembre, y cuando se preveía un desempate por sorteo para dirimir la presidencia del Palacio Vasallo, Boasso propuso sobre el mediodía que el oficialismo renunciara a la herramienta del doble voto para los casos de igualdad.

Las reuniones a puertas cerradas crecieron y el bloque del Frente Progresista emitió un documento (firmado por sus once integrantes) que anticipó la aceptación de la iniciativa del radical, salvo en "casos excepcionales". En función de que el oficialismo no cuenta con mayoría, porque con la renovación de bancas quedó empatado en once ediles con la oposición, la movida de Boasso fue clave.

El compromiso oficialista incluyó, además de la no utilización del doble voto "en caso de excepcionalidad", la cesión de la mitad de las diez comisiones a la oposición.

Mientras los disidentes masticaban bronca y aludían a una negociación por la jefatura de la comisión de Planeamiento y la participación en las de Presupuesto, Gobierno y Servicios Públicos, cosa que anoche no había prosperado. Boasso justificó su planteo: "Refleja lo votado por los rosarinos, el fin de la mayoría automática" (ver aparte).

Para los restantes cargos administrativos y la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor se mantendrá el esquema de 2009.

Comentá la nota