El socialismo porteño se cortó solo.

El socialismo porteño irá solo a las próximas elecciones legislativas. Así lo decidió ayer el congreso extraordinario del Partido Socialista de la Ciudad de Buenos Aires en un encuentro que sepultó definitivamente las intenciones de la dirigencia nacional de lograr que la alianza con la UCR y la Coalición Cívica se extendiera a todos los distritos del país.

26.04.2009

El socialismo porteño irá solo a las próximas elecciones legislativas. Así lo decidió ayer el congreso extraordinario del Partido Socialista de la Ciudad de Buenos Aires en un encuentro que sepultó definitivamente las intenciones de la dirigencia nacional de lograr que la alianza con la UCR y la Coalición Cívica se extendiera a todos los distritos del país.

"El socialismo es el único partido de la Ciudad que eligió a sus candidatos democráticamente y dejó en cabeza de sus congresales la definición de su estrategia política", sentenció el titular del PS porteño y principal candidato a legislador, Roy Cortina, quien celebró la estrategia de su espacio de presentar listas y candidatos propios.

La decisión de no cerrar alianzas con otros sectores fue tomada por cerca de 200 congresales que se convocaron en el Club Piamont del barrio de Caballito. "Se decidió acentuar el perfil propio, sobre todo porque son elecciones legislativas", le dijo a Crítica de la Argentina el primer candidato a diputado por ese espacio, Héctor Polino. Por parte de la dirigencia nacional no habrá reproches, porque "a cada distrito se le dio la autonomía necesaria para armar sus estrategias", aseguraron en el entorno de Rubén Giustiniani, quien preside el partido.

El congreso de ayer puso fin a una semana en la que se relacionó al socialismo porteño con otros espacios de la ciudad. Primero, Cortina se había encargado de desmentir una eventual alianza con el cobismo local. Después, según supo este diario, el propio Cortina mantuvo reuniones con el sector que postulará a Aníbal Ibarra como candidato a diputado nacional, pero el viernes por la noche la negociación se cayó.

Las tratativas entre el ibarrismo y el socialismo porteño no llegaron a buen puerto, pero amenazaron con hacer estallar la interna del bloque de legisladores al que pertenece Ibarra, Diálogo por Buenos Aires. Es que al legislador Raúl Puy –socialista que había sido expulsado del partido por el sector que encabeza Cortina y pasó a las filas del ibarrismo– no le gustó la jugada, que no lo contemplaba desde ningún punto de vista y ya amenazó con abandonar el barco.

Comentá la nota