El socialismo condiciona su apoyo al Fondo del Bicentenario

La jefa del bloque del partido en Diputados advirtió que "no hay elementos" para apoyar el decreto que lo creó, pero admitió que si el dinero se usara para asistir a las provincias esa postura podría cambiar
El socialismo volvió a demostrar que está en posición de negociar con el Gobierno respecto del Fondo del Bicentenario y que no piensa desperdiciar ese lugar.

Esta mañana, la jefa del bloque del partido en la Cámara de Diputados aseguró que la bancada que preside no convalidará el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que dispuso utilizar US$6569 millones para pagar la deuda pública que vence este año, pero no descartó cambiar de postura si el Gobierno destina parte de ese dinero a asistir a las provincias.

"No encontramos elementos para apoyar un decreto que afecta reservas al pago de las deuda sin ningún elemento de diálogo, de debate o de explicación del Ejecutivo que nos diga qué cambió desde noviembre hasta el 14 de diciembre", planteó la diputada santafecina Mónica Fein en declaraciones a la radio Rosario 2 de Santa Fe.

Aludió así al momento en el que se aprobó el presupuesto, que contempla una partida destinada al pago de la deuda y el día en que Cristina Kirchner anunció la creación del Fondo del Bicentenario por decreto.

"Así, no". Cuando le preguntaron cómo votaría su bloque si el tema quedara planteado sin cambios en el Parlamento, aseguró: "Si no hay ningún elemento que nos explique, no hay ningún motivo para aprobarlo".

No obstante, cuando se le planteó el escenario de que la Casa Rosada decidiera usar parte de las reservas del Central para transferirlas a las provincias, admitió: "Bueno, si fuera así, podríamos discutirlo.

La convalidación del decreto 2010/09 que el oficialismo pretende discutir en el Congreso no bien comiencen las sesiones ordinarias, el 1º de marzo próximo, divide a los gobernadores.

Binner, en contra. Entre los mandatarios enfrentados a la postura kirchnerista de avalar el Fondo del Bicentenario y que desconfían del propósito de su creación se encuentra el gobernador santafecino, el socialista Hermes Binner, que no piensa otorgarle más concesiones al gobierno nacional.

Acosado por un déficit de unos $ 1600 millones del presupuesto de 2009, un horizonte de mejoras salariales (reclamadas, entre otros, por los docentes, que amenazan con no iniciar el ciclo lectivo si antes no se logra un aumento salarial), obligado a subir impuestos, y con bolsones de pobreza que superan el 40% en las principales ciudades (Santa Fe, Rosario y Reconquista), al gobierno no le quedó otra instancia que "recomendarle" a su par nacional que destinara los fondos a las provincias "por la vía que corresponde", es decir, por la coparticipación federal, "y no mediante un bypass ".

"Nosotros pensamos que no hay que utilizar las reservas para pagar deuda, pero tenemos una mirada diferente en cuanto a la autonomía del Banco Central: creemos que hay un partido que ganó las elecciones, un partido que tiene el derecho de gobernar", sostuvo Binner, que no es el único mandatario de provincia que cuestiona la política nacional en materia de reparto de fondos hacia el interior.

Pero, en realidad, el gobierno de Santa Fe ya actuó por este tema. Fue cuando a fines del año pasado recurrió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para reclamar los fondos adeudados, unos 4000 millones de pesos.

Comentá la nota