Sobreprecio en una usina: la denuncia llega a la Justicia

Sobreprecio en una usina: la denuncia llega a la Justicia
Clarín informó ayer que se pagó un 174% más que una planta similar en Chile.
Mientras el Gobierno salió ayer a negar la existencia de un sobreprecio en la construcción de la usina térmoléctrica de Río Turbio, el diputado que investigó el tema, Juan Carlos Morán, confirmó que esta semana llevará el tema a la Justicia.

"Entre el jueves y viernes llevo esto a Tribunales", le dijo ayer Morán a Clarín. El tema ya había sido analizado por el ex fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido, según recordó el legislador de la Coalición Cívica.

La desmentida del Ministerio de Planificación fue a través de un comunicado y a modo de respuesta a una información publicada por Clarín en su edición de ayer. Allí se reveló que la obra cuesta un 174% más cara que una similar realizada en Chile.

La cartera encabezada por Julio De Vido sostuvo que la información publicada por este diario "carece de veracidad y está basada en un total desconocimiento, ya que las características de ambas usinas y sus emplazamientos geográficos hacen que no resulten comparables".

En similares términos se refirió al tema la empresa adjudicataria de la obra, la española Isolux, que también difundió un comunicado para asegurar que resulta "tendencioso e incorrecto" comparar los costos de ambas obras".

La información de Clarín se basó en la investigación de Morán, quien determinó que mientras Chile paga US$ 1,26 millón por cada megawatt (MW) instalado por la usina de Puchuncaví, la administración kirchnerista acordó abonar US$ 3,45 millones por cada MW de Río Turbio. Planificación destacó que la licitación por la usina de Río Turbio "pasó por todos los organismos de control" y sostuvo que el costo total por megavatio instalado es de US$ 2,26 millones.

Comentá la nota