Sobre victorias y derrotas

¿Quién ganó la elección del 28 de junio?
¿Y la interna del PJ ?

Un Concejo Deliberante fragmentado con una palabra de moda: consenso.

Duro enfrentamiento en el kirchnerismo entre Julio Varela y la dupla Gloria Bidegain – Alejandro Lozano.

El dilema de los bloques unipersonales.

Reunión de Omar Duclós con el presidente del Comité Nacional de la UCR Ernesto Sanz.

Cementerio: una investigación que no debe dejar dudas.

"Otra victoria como ésta y estamos perdidos", frase del rey griego Pirro que pasó a la historia y que rescata el sociólogo Jorge Tenenbaum en su libro "Perón tenía razón" (página 402) a propósito de un análisis que efectúa sobre el gobierno de la Alianza. Observando lo acontecido después de la elección legislativa de junio pasado, con el triunfo de la oposición a nivel nacional, provincial y local, la pregunta cabe.

La llamada "oposición" en una simplificación articulada por los medios, logró hacer pie en el Congreso luego de seis meses donde el kirchnerismo manejó a su gusto la agenda política.

La instancia que se abre ahora es un enorme interrogante frente a los distintos intereses que se enfrentan no sólo en el arco opositor sino dentro del Gobierno Nacional. Surge, entonces, la palabra consenso como una necesidad imperiosa. La diversificación empuja a la búsqueda de acuerdos pero se puede transformar en una intención hueca, en sólo una cáscara.

Es verdad que no es lo mismo convocar al consenso desde la fuerza del que tiene el poder al que ocupa el lugar de la debilidad. Porque, cabe preguntarse: ¿consenso para qué?

En un país donde las políticas de Estado a mediano y largo plazo no existen y se trabaja sobre la coyuntura el camino es más tortuoso.

Hay excepciones como las leyes de medios audiovisuales y la reforma política, por citar dos ejemplos, donde el oficialismo se impuso y la oposición (u oposiciones) naufragaron en vaguedades, especialmente en el primer tema.

Kirchnerismo: saltaron los tapones

En Azul, con sus obvias características propias, hay ciertas similitudes con los presuntos ganadores y perdedores de la pasada elección. Haciendo una lectura después de seis meses, en términos políticos ¿quién ganó? El Concejo Deliberante lo demostró en la elección de autoridades y en sus primeros movimientos. El acuerdo del Frente Coalición Cívica y Frente Justicialista para la Victoria hizo saltar los tapones y el kirchnerismo se disgregó en tres reiterándose, por otro lado, en el cuerpo deliberativo el mágico número de siete bloques. Fue la primera derrota de un sector de la oposición. Además del FJPV oficial están los unibloques de Rubén Rodríguez y Laura Kolman. Pero si de peronistas de trata habría que agregarles a Luis Conti y Carlos Bevacqua con su disidencia y los interrogantes sobre el futuro a cuestas.

El problema de los bloques unipersonales es su proyección y su referencia política (en el caso de Juan Sáenz del radicalismo es diferente). Lo sufrieron en su momento los ex vecinalistas Claudio Bevacqua y Carlos Bravo. El primero no terminó de definir nunca cierto acercamiento al duhaldismo y el segundo terminó en los brazos de la UCR aunque, extrañamente, no se sumó a ese bloque. Este no es un tema excluyente de nuestra ciudad. En la cámara de Diputados de la Nación hay catorce bancas unipersonales, cinco tienen dos miembros y tres otros tantos legisladores. En total hay 34 bloques parlamentarios. ¿Esa es la representación real de la sociedad o expresa la enorme crisis del sistema político? ¿Siete bloques para 18 concejales en Azul?

Unibloques y peleas

El edil Rodríguez se logró sostener por fuera del bloque oficial del FPV porque tenía el sostén político del ex concejal Aldo Daher. ¿Hoy cuál será su sentido de pertenencia? ¿No le sucederá lo mismo a Kolman quien apareció en política con un perfil independiente de la mano del fallido proyecto de "Capelli intendente" y hoy se encuentra dentro del peronismo?

Es indudable que el tiempo y las necesidades irán definiendo posturas. En este contexto hay que seguir de cerca el duro enfrentamiento entre el dirigente Julio Varela y el oficialismo del kirchnerismo encabezado por la diputada Gloria Bidegain y el concejal Alejandro Lozano. Aquí bien vale la frase del inicio de la nota. Varela fue uno de los principales promotores que llevó a la victoria a Bidegain para conducir el partido en Azul y Lozano perdió la interna. Hoy se dieron vuelta los papeles en las típicas piruetas del peronismo criollo. Habrá que estar atentos al próximo capítulo.

Ejecutivo: una de cal y otra de arena

Mientras el Departamento Ejecutivo observa estas piruetas esta semana podría decirse que tuvo una de cal y otra de arena.

La inauguración del Parque Industrial, un proyecto que tuvo su origen cuando el intendente Juan Barberena compró el edificio y predio de la Ex Sudamtex, es una buena noticia.

La otra cara es la denuncia del edil Rodríguez sobre presuntos manejos administrativos irregulares en el cementerio. Si son sólo de ese tenor o hay algo más deberá quedar expresamente aclarado sea por la justicia o por el propio Municipio. ¿Hechos que involucran a empleados de la Comuna con la "vista gorda" del responsable de turno?

No a la JR y reunión de Duclós con Sanz

De nuevo el terreno de la actividad política partidaria se conoció la decisión del Comité provincia de la Unión Cívica Radical de no reconocer la lista de la Juventud Radical que proclamó el comité local como nueva conducción. Las autoridades partidarias bonaerenses reafirmaron la vigencia de la resolución 19 que suspendió las elecciones donde hubiera más de una lista. En nuestra ciudad se había presentado otra pero fue rechazada. Es indudable que este es un condimento más de la interna que existe en el radicalismo azuleño entre los acuerdistas con el Frente Coalición Cívica y los que le producen alergia todo lo que sea cercano al actual Ejecutivo.

A propósito, y en el medio de todo esto, el intendente Omar Duclós junto a la diputada nacional Margarita Stolbizer y otros legisladores se reunió con el presidente del Comité Nacional de la UCR, el senador Ernesto Sanz. En el encuentro se resolvió trabajar en forma conjunta sobre una agenda programática, fortalecer el Acuerdo Cívico y Social, recorrer juntos el país y se marcaron claras diferencias con la postura de Elisa Carrió.

Al igual que en el peronismo, en el llamado "panradicalismo", las idas y vueltas forman parte de los posicionamientos de cara al 2011 y al nuevo panorama político.

Y, ya se sabe, cuando hay reacomodamientos, las estructuras siempre crujen.

Comentá la nota