Sobre mitos y el BAE

Hay varios mitos en Córdoba. Uno es que la Epec es una empresa estatal, cuando en realidad aparece totalmente cooptada por el Sindicato de Luz y Fuerza, que es quien decide qué se hace o no.
Otro de los mitos urbanos construidos a la luz de la lucha "clasista" que llevó adelante Agustín Tosco, es que el sindicato pelea por los derechos de los trabajadores, cuando en realidad se convirtió en una "aristocracia" obrera, bien "clasista" pero sólo para los lucifuercistas y no para el resto de los trabajadores. Ahora la lucha es porque el sistema jubilatorio de Epec es totalmente deficitario. Lo que aportan los activos no alcanza para pagar las jubilaciones de los pasivos, quienes perciben haberes jubilatorios similares al de los legisladores o concejales. Mientras los docentes nacionales cobran 800 pesos de jubilación, los de Epec cuanto menos ganan 6.500. No sería criticable si el sistema fuera sustentable, pero no lo es. Con los aportes actuales se cubre el 56% de la masa salarial. Entonces viene la protesta de los activos, para defender a los jubilados, debido a que ya imaginaron un retiro dorado no bien comiencen a peinar las primeras canas. El gobierno, cansado (y sin plata) de cubrir este déficit ordenó a Epec y el Banco Provincia que tomen medidas para superar esta situación. Esto significa mayores aportes o aumento de tarifas. Juan Leyría dijo que no está de acuerdo en aumentar tarifas para pagar jubilaciones. Esto es correcto. Ahora, los lucifercistas cobran una vez al año dos aguinaldos, el que por ley perciben todos, y un segundo denominado BAE (Bonificación Anual Extraordinaria). Sería bueno que este BAE fuera ofrecido a la Caja para hacer un aporte a los pasivos, y de paso nivelaría a los trabajadores de Luz y Fuerza, con sus pares de otras reparticiones públicas, e incluso, con los empleados del ámbito privado. Eso sería "clasismo" en serio.

Comentá la nota