Sobre lo que se hace y debería hacerse Espejitos de colores

Llegó el verano y no deseo dejarme guiar por un exceso de calentura, pero cuando veo que hay cosas que se hacen mal, es mi deber hacerlo notar.
Hace poco tiempo critiqué la pintada de las lomadas o lomos de burros de la Av. Hipólito Yrigoyen diciendo que era una "burrada" y por una aseveración del "asesor" Zucarelli, dije que estaban prohibidos estos reductores de velocidad.

Me desasné sobre el tema y la ley dice que se pueden colocar reductores de velocidad, luego de un estudio y lo que se permiten son "mesetas" que deberán tener una altura de 5 cms. y un ancho de 2 metros con superficie corrugada y una rampa de ascenso y descenso de 1 metro cada una.

Entonces observamos con horror que luego de gastar pintura en la lomada frente a la Escuela 7, se destruyó media calzada y se fabricó otra lomada de menor altura pero que no tiene las medidas que marca la Ley.

Me acusaron de poner palos en la rueda y no es así. Alguien dio esas órdenes, cuando se pintó, cuando se destruyó y cuando se hizo nuevamente mal. De esta forma se está dilapidando los dineros del pueblo.

Como usuario de la vía pública tengo derechos y obligaciones y hoy solicito públicamente que se termine de improvisar. Muchas voces se han levantado contra los asesores que cobran mucho dinero y no cumplen sus funciones.

Y también mi queja es para los funcionarios que hacen oídos sordos cuando humildemente le hacemos ver algún problema o le señalamos alguna denuncia como la pintada y obstrucción de un cartel de seguridad vial sobre calle Belmartino que sigue tapado y pintarrajeado y hay responsables identificados que no habrían sido castigados.

Estamos hartos de "espejitos de colores". Solo pedimos que cada uno cumpla con sus obligaciones y que los responsables de cada área que no sean capaces o no se encuentren cómodos en sus puestos, dejen el lugar a otros con ganas de trabajar.

Comentá la nota