Sobran sonrisas.

BRASIL - PARAGUAY: Brasil, distendido, va por otro triunfo y la punta de la tabla.
Se sabe que la alegría es brasileña. Y también que después del 4-0 con que su equipo goleó a Uruguay, lo último que tiene Dunga para definir a los 11 que recibirán a Paraguay es apuro. Sobre todo para decidir si Nilmar o Alexandre Pato será el reemplazante de Luis Fabiano, autor de un gol y expulsado en Montevideo. Pero tan distentido es el clima en el búnker que el Scratch tiene en Recife que los propios jugadores se animaron a ayudar al DT en la elección. ¿Por ejemplo? Robinho, quien no dudó al preguntarle a quién le gustaría tener como compañero de ataque. "Y... Pato tiene características más parecidas a las mías. Nilmar, en cambio, juega más por el centro. Ojo, Pato es un crack, pero con Nilmar jugamos mucho en selecciones juveniles y me entiendo bien dentro del campo". Más políticamente correctos, Gilberto Silva advirtió que "los dos tienen características que nos pueden ayudar" y Daniel Alves reconoció que "juegue el que juegue la preocupación será de Paraguay". Mientras que Kaká gambeteó la pregunta y sólo aclaró: "Lo que elija el técnico estará bien. Yo quiero marcar un gol para dedicárselo a Luca, mi hijo, que cumple un año".

En silencio, pero escuchando a todos, Dunga tiene claro que lo más importante no es quién juegue sino sumar de a tres para quedarse solito y solo en la punta de la tabla. Por eso, mientras sus jugadores hablan, él espera. Sabe que el tiempo juega a su favor.

Comentá la nota