Sobornos en el Senado: casi una década sin juicio ni condenas

La causa está empantanada por planteos de la defensa de De la Rúa
El caso del pago de sobornos en el Senado cumplió ayer nueve años de impunidad.

Pese al tiempo transcurrido y a que uno de los imputados admitió en los tribunales la maniobra y relató en detalle la operación, la Justicia aún no determinó si el gobierno de Fernando de la Rúa sobornó a senadores peronistas a cambio de que aprobaran la ley de reforma laboral, sancionada el 26 de abril de 2000.

La confesión del ex secretario parlamentario del Senado Mario Pontaquarto produjo avances importantes en la causa, que hoy tiene siete imputados con procesamientos firmes, elevados a juicio en septiembre de 2007 por el juez de la causa, Daniel Rafecas.

Pero a más de cinco años de aquella declaración, se demora el inicio del debate oral, en el que debe determinarse si los acusados son culpables o inocentes. Lo que traba el comienzo del juicio es el inusual retraso en la resolución de la situación del ex presidente, a quien el juez federal Daniel Rafecas procesó en febrero del año pasado como autor de cohecho activo agravado.

El Tribunal Oral Federal N° 3, encargado de realizar el juicio, dispuso unos días antes del procesamiento de De la Rúa que el debate no podía comenzar hasta que se resolviera si el ex presidente iba a ser parte del juicio. Los jueces Miguel Pons, Gerardo Larrambebere y Oscar Hergott sostuvieron que De la Rúa no podía ser juzgado por separado.

El ex presidente apeló su procesamiento y la decisión quedó en poder de la Sala I de la Cámara Federal. Desde entonces, la causa entró en un laberinto judicial que parece no tener una salida cercana y que muestra lo difícil que es que un caso de corrupción se resuelva en un tiempo razonable.

Discusión y demoras

La demora responde a una discusión entre la defensa del ex presidente y la Cámara Federal acerca de quiénes deben ser los camaristas que decidan si confirman o no el procesamiento. De la Rúa sostiene que deben intervenir Eduardo Farah y Martín Irurzun, los jueces que escucharon el descargo que hizo durante dos horas, en agosto del año pasado.

Pero en noviembre del año pasado, la Cámara determinó que Irurzun, camarista de la Sala II que intervenía desde hacía años en la causa para cubrir una vacante de la Sala I, fuera reemplazado por Jorge Ballestero, el juez que acababa de ser designado titular para ese cargo.

La discusión no podía haber comenzado sin la inusual demora de los camaristas para resolver. A los seis meses que tardaron en convocar a De la Rúa para que hiciera su descargo (trámite que, según el Código Procesal, no debe consumir más de un mes), se sumaron otros tres meses de retraso posteriores a esa audiencia. En el ínterin, el Poder Ejecutivo designó al nuevo camarista.

Pero la cosa no quedó ahí. Antes de que la Cámara fijara una nueva audiencia para que Ballestero escuchara el descargo de De la Rúa, el ex presidente apeló la decisión sobre la integración del tribunal y llevó la discusión ante la Cámara de Casación. La Sala I de ese tribunal analiza el caso desde febrero. Hasta que ese incidente no se resuelva, la Cámara Federal no puede decidir si confirma o no el procesamiento del ex presidente.

Los camaristas de Casación, Juan Fegoli, Juan Rodríguez Basavilvaso y Raúl Madueño, se aproximan a tomar una decisión. Pero todo podría demorarase aún más. El ex presidente podría llevar el incidente hasta la Corte Suprema y provocar un nuevo retraso. Si la porción de la causa que involucra a De la Rúa no se eleva a juicio antes de agosto de 2011, el ex presidente podría reclamar el sobreseimiento por prescripción.

En el banquillo de los acusados esperan Pontaquarto, el ex secretario de inteligencia Fernando de Santibañes, el ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique y los senadores peronistas Alberto Tell, Augusto Alasino, Remo Costanzo y Ricardo Branda. La causa ya perdió a dos de los acusados: el senador peronista Emilio Cantarero fue declarado inimputable por su deteriorado estado de salud; el ex presidente provisional del Senado José Genoud murió en septiembre pasado.

Rafecas concluyó que todos ellos cobraron parte de los 5 millones de pesos que pagó el gobierno de la Alianza, luego de una reunión en el despacho presidencial en la que, según la versión de Pontaquarto, Genoud le transmitió a De la Rúa que los peronistas necesitaban "otras cosas para votar la ley".

Cronología

26 DE ABRIL DE 2000

Nueva ley

* Con el apoyo de la bancada peronista, el Senado sanciona la reforma laboral que impulsaba De la Rúa.

6 DE OCTUBRE DE 2000

Se va Chacho Alvarez

* El vicepresidente deja el gobierno, molesto porque De la Rúa respalda a los funcionarios sospechosos.

12 DE DICIEMBRE DE 2003

Aparece Pontaquarto

* El ex secretario parlamentario del Senado declara ante la Justicia que entregó $4.300.000 en coimas a senadores del PJ.

2 DE AGOSTO DE 2005

Nueve procesados

* El juez Daniel Rafecas procesa a Pontaquarto; al ex secretario de Inteligencia Fernando de Santibañes; al ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique, y a seis senadores.

25 DE FEBRERO DE 2008

De la Rúa, procesado

* Rafecas procesa al ex presidente como autor de cohecho activo agravado.

29 DE DICIEMBRE DE 2008

Más demoras

* De la Rúa se opone al cambio de un camarista y la causa se retrasa.

Comentá la nota