*Sobisch dio por terminada la veda: competirá

El ex gobernador anticipó con una conferencia de prensa un hecho político que precede al acto del viernes en el Ruca Che. Reiteró que respalda al gobierno de Sapag, reafirmó su crítica a las corporaciones gremiales, y sobre todo dejó más o menos en claro que a partir de ahora será un protagonista más decidido en la vida política cotidiana de Neuquén, con el evidente ánimo de ser candidato otra vez en el 2011, intención que no obstante no admitió.
Jorge Sobisch convocó a una conferencia de prensa este miércoles para dar una novedad que aunque parezca de perogrullo es significativa en el universo donde desarrolla sus actividades el MPN: dio por terminada la "veda" autoimpuesta para vertir opiniones sobre la actualidad provincial de manera pública. A partir de ahora, y fundamentalmente, del acto del Ruca Che que se hará el viernes, buscará tener un protagonismo más o menos cotidiano en la política mediática neuquina.

El ex gobernador anunció que ese acto político que pretende provocar la convergencia de unas 10.000 personas (la mitad no serán afiliados al MPN, profetizó haciendo alarde del operativo puesto en marcha desde FUNDEPA) tiene el objetivo de respaldar al actual gobierno de Jorge Sapag, y de dejarle a la sociedad un mensaje central: el partido provincial está vivo para continuar conduciendo el gobierno, más allá de los intentos de la oposición, y de las coaliciones que se puedan imaginar para el 2011.

Como se preveía, destacó que enfrentará con firmeza a los gremios y sectores "corporativos" que a su entender le arrancaron a la administración del Estado más de 2 mil millones de pesos en aumentos de la masa salarial con el "chantaje" de la violencia, las amenazas de cortes de ruta y otras advertencias más o menos escabrosas. Cuando se le pretendió sugerir con preguntas que ese concepto incluía una crítica hacia el gobierno de Sapag, lo negó tajantemente, y enfatizó su compromiso de que "jamás" pretendería decirle qué hacer al actual gobernador.

"Los mismos que chantajearon y se llevaron la plata, se quejan ahora del desfinanciamiento del Instituto de Seguridad Social", dijo, centrando la crítica en el accionar de los gremios ATEN, ATE y SEJUN, todos los adherentes locales de la CTA.

No obstante, quizá esto no haya llamado demasiado la atención de los periodistas presentes, no por lo menos tanto como la confirmación taxativa de que Sobisch no competirá personalmente por la presidencia del partido en las próximas internas. "El compromiso que asumimos con Sapag fue que ni él ni yo competiríamos por cargos partidarios, y respetaré ese compromiso", dijo el ex gobernador, quien también se negó a confirmar la eventualidad de que compitiera en otra interna futura para intentar volver a ser candidato a gobernador. "Falta mucho. No voy a hablar de eso ahora", dijo.

La misma parquedad tuvo toda respuesta dirigida a causas judiciales que lo involucraran directa o indirectamente. "No hablo de la Justicia", reiteró, cuando se le hizo notar que la causa de las cámaras ocultas iría a juicio oral y público llevando al estrado a quienes fueron colaboradores de su gobierno. Se limitó, en este sentido, a reiterar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación lo había sobreseído, siguiendo el mismo camino que las instancias que precedieron a ese fallo. "No podrán decir que la Corte Suprema es sobischista", deslizó.

Antes, para explicar el porqué del acto en el Ruca Che, habló y describió largamente su actividad de "contención" partidaria durante los dos años pasados ya desde que dejó el gobierno, visitando casas particulares en la capital neuquina y también en otras localidades de la provincia. "He hablado personalmente con unas 5.000 personas" dijo, para dejar en claro su percepción de la opinión pública neuquina.

No lo dijo, pero quedó claro tras la finalización de la conferencia de prensa: el salto cualitativo que implicará el acto del Ruca Che el viernes persigue un propósito inocultable: Sobisch querrá dar pelea para volver al gobierno en el 2011, representando la candidatura del MPN.

Comentá la nota