Sobisch se presentó ante la Justicia pero no declaró

Asistió al Juzgado y entregó un escrito. Señaló que la intimación a indagatoria es "genérica, vaga e imprecisa".

Afirmó que "no tenía nada que hablar con el juez" y que su presencia en el lugar obedeció a una presión política organizada por los gremios.

Neuquén > El ex gobernador de la provincia Jorge Sobisch se presentó ayer en los Tribunales de la calle Santiago del Estero, para responder a una citación ordenada por el titular del Juzgado de Instrucción 6, Alfredo Elosu Larumbe, pero no declaró. "Intentan proscribirme", afirmó el ex mandatario.

El magistrado investiga las causas que impidieron la no intervención policial en un enfrentamiento ocurrido en la tarde del 30 de marzo del 2006 en Plaza Huincul, entre empleados de la UOCRA y docentes que realizaban una protesta.

La fiscal Sandra González Taboada consideró que las evidencias logradas hasta el momento justifican su declaración indagatoria. Está sospechado de los delitos de "abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público".

La cuestión judicial estriba en una supuesta orden de Sobisch destinada para que las fuerzas policiales designadas al lugar liberararan la zona.

La decisión habría sido desobedecida por tres oficiales que, en aquel entonces se desempeñan en la Institución. Ellos son los ex comisarios Seguel, Morales y del subcomisario Mario Zambrano, recientemente fallecido.

Más de 300 eufóricos militantes y ex funcionarios provinciales, se apostaron ayer en las inmediaciones del Juzgado para acompañar al ex mandatario hasta el ingreso al edificio judicial. Algunos permanecieron durante toda la noche del jueves.

A paso lento Sobisch respondió con saludos y abrazos a sus seguidores. Hubo algunos forcejeos entre policías, personal de seguridad del mandatario y periodistas que pugnaban tomar algunas de sus declaraciones.

Mientras tanto, a unos 80 metros, un grupo de docentes cantaba e insultaba al ex funcionario, a quien responsabilizan del asesinato del maestro Carlos Fuentealba.

La zona fue celosamente custodiada por numerosos efectivos policiales que cerraron el paso de todo vehículo por Santiago del Estero entre Juan B. Justo e Independencia. (ver aparte).

"Nada que hablar con el juez"

A su salida, Sobisch informó a la prensa que no tenía "nada que hablar con el juez" y que su presencia en el lugar obedeció, "sin lugar a dudas", a una presión política organizada por los gremios estatales, que tiene como "único objetivo avanzar hacia mi proscripción política". Rechazó también haber ordenado a la Policía que no interviniera en los incidentes de Plaza Huincul.

Durante la audiencia procesal, Sobisch y sus abogados defensores, Ricardo Cancela y Laura Cancela, entregaron al magistrado un escrito mediante al cual habría señalado que resulta imposible prestar declaración, toda vez que la intimación judicial, es "genérica, vaga e imprecisa".

En el acto también se encontraban presentes el ex fiscal de Cámara Ricardo Mendaña, quien actúa como querellante, y la titular de la Fiscalía de Graves Delitos contra las Personas, Sandra González Taboada.

Fuentes judiciales informaron a La Mañana de Neuquén, que el ex mandatario sostuvo también en la nota, que se afecta su ejercicio de defensa porque resulta "imposible hacer un descargo de una orden que no existió".

El abogado Ricardo Cancela señaló que su cliente está dispuesto a presentarse en los estrados judiciales, pero remarcó que para ello es necesario que el juez pruebe "dónde está la orden, demuestre a quien o a quienes está dirigida y cual es su contenido".

El letrado añadió que no se sabe si el presunto mandamiento fue "verbal, escrito o telefónico". Cancela, poco antes de la una de la tarde, se presentó ayer en el Juzgado de Instrucción 6 y recusó al juez Elosu Larumbe por considerarlo imparcial.

Festejos de unos y de otros

Fanáticos sobischistas acompañaron al ex mandatario. Los docentes de ATEN celebraron que haya ido a la Justicia.

Neuquén > Los últimos cien metros de la calle Santiago del Estero fueron cubiertos por militantes y simpatizantes sobichistas. Caminaban por todos los sectores en medio de fraternos saludos y se prendían en comentarios políticos y de otros, aunque se imponía como tema principal la acción de la Justicia a la que denostaban con vehemencia.

La aparente calma se derrumbó cuando desde una camioneta, un conocido militante acomodó dos grandes parlantes y se disparó con algunos temas con mucho ritmo y otros de Marco Antonio Solís.

Mujeres jóvenes y otras de mediana edad no resistieron y entonces danzaron y cantaron, mientras aguardaban la llegada de su jefe político. Parecía un acto de campaña proselitista.

También dieron muestra de apoyo a Sobisch sus fieles laderos Oscar Cacho Gutiérrez, los ex ministros Claudio Silvestrini y Alfredo Esteves, el ex vicegobernador Federico Brollo y otros funcionarios.

En el otro extremo, por calle Juan B. Justo, algunos docentes no perdieron la oportunidad de insultar a Sobisch. Lo acusaron de asesino. También cantaban y festejaban el hecho de que el ex gobernador debió presentarse ante la Justicia.

El encuentro, no exento de tensiones, fue controlado satisfactoriamente por numerosos efectivos de la Comisaría Primera y Segunda. También estuvieron en el lugar varios comisarios responsables de la seguridad de Neuquén.

Comentá la nota