Sobisch llevó 5.000 simpatizantes al Ruca Che

Acusó a los gremios de "chantajear" al gobierno. No habló de candidaturas.

NEUQUÉN (AN) - Con un acto en el gimnasio Ruca Che, Jorge Sobisch concretó anoche la primera etapa de su plan para volver al gobierno. Lo hizo ante una multitud que si bien no llegó a las 10.000 personas que esperaban los organizadores sí superó las 5.000.

Allí, de chomba blanca, no habló de candidaturas ni de conducción pero prometió como candidato y apuntó obsesivamente contra los gremios que han "chantajeado" al gobierno (por la gestión de Jorge Sapag).

Lo hizo con alusiones indirectas al sindicato de los docentes Aten a quien culpó del desfinanciamiento de la provincia al tiempo que reclamó que las escuelas públicas "no sean laboratorios ideológicos al servicio de sectores políticos y sindicales".

En esa línea cargó una y otra vez contra quienes "cortan rutas y queman cubiertas" y pidió respeto a la Constitución y a las leyes. También contó una curiosa fábula sobre las águilas y sobre el acto previo a su muerte, ya vieja.

Dijo que el ave, llegado ese momento, vuela lo más alto posible, cerca del cielo y de Dios y que sufre la pérdida del pico y las garras pero sin embargo llegó muy lejos.

El mensaje, no decodificado por algunos, pareció un inyección de energía para gente y -sobre todo- para un grupo de muchachos de incontrolable pasión por el bombo y los redoblantes, una pesadilla para quienes coordinaron el acto.

Sin mencionarse como candidato, Sobisch dijo que bajará la desocupación "como ya lo hice" y aseguró que habrá un cambio sustancial en lo que hasta ahora fue su forma de hacer política, sin prometer trabajo en el Estado ni dar subsidios.

Sobisch se ubicó en el centro del gimnasio, sobre una pequeña tarima. Habló a los miles de simpatizantes que desde temprano llegaron a Neuquén en camionetas utilitarias y colectivos y que desde la tarde se ubicaron dentro y fuera del Ruca Che.

A la hora de explicar por qué los gremios han desfinanciado al estado sobre una pantalla gigante apareció un facsímil de un artículo económico de este diario y explicó, según su lectura, porqué el gobierno de Sapag perdió 2.200 millones de pesos. Respondió entonces que el Estado fue chantajeado por los gremios que se han quedado con fondos y así se disparó la masa salarial.

"No lo dice Jorge Sobisch, lo dice el Río Negro`", afirmó el ex candidato a presidente quien, cuando era funcionario, aseguraba no leer este matutino.

Comentá la nota