Hay "situaciones especiales" que dan muchísimo puntaje

Históricamente, la adjudicación de viviendas provocó sospechas sobre su discrecionalidad. En octubre de 2005 el IPAV habilitó un "estudio particular socio ambiental y económico" que otorga a los aspirantes hasta seis puntos. Un inscripto con 20 años de antigüedad sólo recibe 4 puntos.
La Resolución 384/05, firmada por el entonces titular del Instituto Provincial Autárquico de Vivienda, Jorge Tebes, dispone la organización de un Registro Permanente de Inscripciones mediante un sistema de puntaje que permite ordenar a los aspirantes en un listado. La norma define como "grupo familiar habilitado para postular a una vivienda, al grupo estable de personas convivientes en que por lo menos dos están unidas entre sí por lazos matrimoniales legales o de hecho con hijos, o unidas por consanguinidad en línea descendente o ascendente de primer grado (con tenencia legal), o con menores legalmente a cargo".

El solicitante de una vivienda social deberá ser argentino, no poseer inmuebles (tampoco el grupo familiar o alguno de sus miembros) ni "bienes realizables cuyo monto sea igual o mayor al valor de la vivienda, salvo que constituyan bienes de capital de trabajo".

Otro requisito es "no haber sido adjudicatario, ninguno de los miembros del grupo conviviente, de viviendas financiadas por el estado". Se exceptúa de esta disposición a los convivientes que acrediten en forma fehaciente haber constituido un nuevo grupo familiar.

Los aspirantes deberán acreditar la residencia del grupo familiar en forma permanente y continuada en la localidad sede del proyecto para el que se inscribe, de no menos de tres años inmediatos anteriores a la fecha de inscripción. Si este plazo fuera menor, se incorporarán igualmente al registro, pero no tendrán prioridad en la adjudicación.

En el caso del personal de fuerzas de seguridad, que por la naturaleza de su trabajo está obligado a cumplir reiterados traslados, se computará como tiempo de residencia en el lugar que solicita la vivienda, la fecha de la primera inscripción en el IPAV.

Para la adjudicación de las viviendas de cada proyecto (o plan) se considerarán como postulantes a todos aquellos que estén inscriptos en el Registro Permanente, hasta 30 días corridos antes de la fecha prevista para la publicación o puesta a disposición de los interesados de la lista de postulantes seleccionados, en las oficinas del IPAV o en los municipios.

Los inscriptos registrados con posterioridad a la fecha de cierre establecida, serán considerados postulantes a futuros proyectos.

Puntaje.

Las adjudicaciones se realizarán luego de un proceso de selección que sigue un sistema de puntaje, con diversas condiciones, entre ellas "cómputo de residencia" (a partir de tres años y hasta más de 20, de 1 a 4 puntos); "antigüedad de inscripción" (año 2001 y anteriores, 1 punto); "situación familiar" (desde sin hijos hasta tres o más, de cero a 3 puntos); "tipo de vivienda que habita el solicitante" (pieza de inquilinato, vivienda precaria y local adaptado a vivienda: 2 puntos; vivienda sin baño y cocina instalada, 1 punto, y con baño y cocina instalada, cero punto).

También se otorga puntaje por "forma de tenencia (vivienda compartida, relación de dependencia, ocupación por cesión o inquilino, 1 punto; y ocupante de hecho/propietario, cero punto).

Sin embargo, el rubro que más suspicacias despierta es "situaciones especiales", no en el caso que alude al jefe de hogar solo con hijos menores de 18 años, que entrega 1 punto, sino el capítulo sobre un "estudio particular socio ambiental y económico realizado por profesional competente del área" que otorga hasta 6 puntos.

Es el punto más controvertido de la reglamentación del IPAV, porque deja librado a la interpretación de un evaluador la posibilidad de otorgar tan alto puntaje al inscripto-sujeto, si que exista una pauta escrita sobre rigurosidad y fidelidad de los datos exigibles para completar ese estudio.

Comentá la nota