La situación de Redrado en el Central divide a la oposición

El radical Ricardo Alfonsín insiste en que el titular del BCRA debe renunciar. Pinedo, del PRO, sostiene que es una "prueba viviente" que frena los embargos
Las posturas divididas en la oposición sobre la continuidad de Martín Redrado al frente del Banco Central están cada vez más a la vista. El diputado radical Ricardo Alfonsín insistió esta mañana en que Redrado debería renunciar para "despejar parte del conflicto, parte de la tensión que hace daño al país".

En cambio, el líder de la bancada PRO de Diputados, Federico Pinedo, sostuvo hoy que la permanencia del funcionario en el BCRA resulta "una prueba viviente" de que esa entidad es "independiente del Gobierno" y por tanto impide el embargo de 3.000 millones de dólares del país en el exterior.

"Yo no le recomiendo nada a Redrado, me parece una falta de respeto hacer recomendaciones públicamente", aclaró por su lado Alfonsín, aunque destacó que "si queremos una Argentina previsible, estas situaciones hay que hacerlas durar el menor tiempo posible".

"Yo hubiera convocado a conferencia de prensa y, a salvo las reservas y mi responsabilidad penal, hubiera dicho ‘señores, con el propósito de no generar tensiones, voy a renunciar’", continuó. Opinó que "esta situación tampoco se puede mantener durante mucho tiempo: peleado con el ministro de Economía, peleado con la presidenta de la República, peleado con el Directorio. Eso hubiera despejado parte del conflicto, parte de la tensión que nos hace daño, no al Gobierno, al país".

En cambio, Pinedo advirtió que "si el Gobierno insiste en las medidas que pueden llevar a un embargo de 3.000 millones", en referencia a los decretos de remoción del titular del Banco Central y de uso de reservas monetarias para el pago de la deuda, "nosotros lo vamos a llevar a la Corte (Suprema de Justicia), sin ninguna duda".

"El hecho de que Redrado esté al frente del Central es una de las pruebas vivientes de que el banco es independiente del Gobierno y es lo que puede revertir el embargo de 3.000 millones", trabado por los denominados fondos buitre contra la Argentina, y que el juez de Nueva York Thomas Griesa mantiene en suspenso.

Comentá la nota