”La situación de Luján no es distinta a otros distritos”

El diputado recorrió en campaña el basural, visitó la Escuela 3 y habló con vecinos en la zona de las compuertas.

Un pequeño grupo de niños y jóvenes se dedicaron a insultarlo.

Allegados a De Narváez denunciaron a funcionarios del gobierno de haber movilizado a un sector de la hinchada de Luján para agraviar al candidato opositor.

De cara a las elecciones legislativas, el diputado nacional Francisco De Narváez recorrió el viernes el Basural Municipal, la Escuela Nro. 3 de paraje Sucre y la zona de las compuertas donde fue recibido por un grupo de vecinos en una orilla y en la otra por un puñado de niños y jóvenes que se dedicaron a hostigarlo verbalmente durante la media hora que estuvo en el lugar.

La visita causó malestar en el gobierno municipal que reaccionó rápidamente enviando a sus concejales hasta el predio del basural y, según dijeron los referentes locales del Partido Celeste y Blanco, se encargaron de movilizar hasta la ribera al grupo que insultó al empresario devenido en político opositor. Puntualmente, cargaron contra el director de Deportes y el de Acción Social, a quienes acusaron de llevar a (parte) de la “hinchada de Luján” especialmente para agraviar al diputado.

De Narváez le restó importancia y, sin perder su sonrisa de afiche, habló con comerciantes de la zona turística, gastronómicos, inmobiliarios y algunos fomentistas. Mientras tanto, río de por medio, un coro le lanzaba epítetos y otras frases como: “Colorado pela gato”, “De Narváez chamuyero” o “cómo se nota que sos político: hablás y hablás”.

Salvo en un par de ocasiones que al diputado le causó gracia y se dio vuelta para festejar con un aplauso y un “eso estuvo bueno”, el candidato De Narváez se dedicó a comentar sus planes en caso de llegar a ser gobierno y escuchar los problemas de la gente.

“Los principales problemas son la inseguridad y el medio ambiente”, dijo la fomentista Bety López. “Todo lo que nos está pasando es por falta de educación”, agregó la ex secretaria del bloque Mi Ciudad, Ana María Colombo, hoy nuevamente junto con De Narváez.

Seguido de cerca por cuatro cámaras de televisión y un inusual número de trabajadores de prensa para un tórrido viernes por la tarde, De Narváez hizo hincapié en que la política tiene que volver a ser protagonista pero también por los ciudadanos para que sepan elegir sus representantes.

ERRORES COMPARTIDOS

"La situación de Luján no es muy distinta a lo que vemos en otros distritos y tampoco es correcto, en honor a la verdad, cargar contra esta administración porque hay errores que se vienen cometiendo desde hace mucho tiempo y que va a llevar tiempo corregir. Lo que no se puede postergar es un plan integral de la provincia de Buenos Aires y yo me estoy preparando para gobernar”, señaló a poco menos de tres años para las elecciones generales.

No obstante, De Narváez parece hoy tener como aspiración ser candidato a gobernador en el marco de la alianza que acaba de formar con Felipe Solá y Mauricio Macri. “No me puedo preparar sin conocer y escuchar porque los bonaerenses no aceptan más la improvisación en educación, en nuestras cuencas hídricas y en ciudades como estas, que es un destino turístico y el centro religioso más importante de Latinoamérica”.

La falta de planificación, según su punto de vista, causa nuevos problemas. “Luján ha crecido sin un plan. Venimos del basurero donde recibe 80 toneladas de basura por día y si tapamos basura con más basura, tenemos lo que tenemos. Hablé con los que se denominan cirujas y viven del basural. Son 100 familias y la política no puede desconocer a uno y reconocer a otros: tienen que articularse políticas para todos. Yo estoy convencido que esto va a empezar a cambiar y es la ilusión que a mí me trajo a la política”, señaló.

Francisco De Narváez está convencido que llegó el momento del cambio y que la provincia “tiene que ser rectora de un proceso de cambio nacional. Aspiro a llegar a ser gobernador con un plan para la provincia de Buenos Aires que contemple todas las situaciones y que condicione positivamente a un programa nacional”.

Mano a mano

Enterados de la presencia del diputado Francisco De Narváez, el gobierno envió a los concejales oficialistas Mauricio Molinero y Rubén Riccardo para que le salgan al cruce al candidato opositor. En el basural, Molinero le transmitió el mensaje de la intendenta Graciela Rosso que si tiene algún proyecto se lo haga llegar.

Por lo pronto, De Narváez dijo que los concejales que lo representan presentarán un pedido de informe y que se ocupará del tema en la Legislatura.

La definición

”Estoy absolutamente convencido de que este año, cuando sea la elección, va a haber dos o más opciones que van a plantear un país normal. Ese va a ser el país del respeto, de los hijos, la familia y los valores. La otra versión será del oficialismo, en donde nos va a plantear el país de las fricciones, la culpa, del enemigo y de tapar con problemas innecesarios por no tener capacidad de resolver”.

Comentá la nota