Por su situación económico-financiera, la Municipalidad tuvo que reducir gastos

Por la situación económico-financiera que atraviesa actualmente, la Municipalidad se vio obligada a reducir costos para cerrar el año sin inconvenientes.
El dato fue confirmado en Frente a Cano por el Contador General de la comuna, Guillermo Aispuro, quien explicó que se reestructuraron algunos gastos, como los servicios de mantenimiento y limpieza. "Son ajustes necesarios para no finalizar el año con inconvenientes financieros", destacó.

Por otra parte, reconoció que "hay una suerte de demora" en los pagos a algunos de los proveedores de la Municipalidad; aunque explicó que se trata de "casos particulares" y que los retrasos no superan los 60 días.

Las gestiones de Lopes y Linares deberán responder por el faltante de $2,2 millones

Por otra parte, Aispuro hizo referencia al fallo del Tribunal de Cuentas de la Provincia respecto del ejercicio municipal correspondiente al año 2007, donde se puso especial énfasis en el famoso faltante de $4 millones denunciado en su momento por el intendente Cristian Breitenstein.

El organismo dio por acreditada la existencia de la mitad de esa cifra, mientras sigue pidiendo documentación que respalde a los otros 2 millones 200 mil pesos sobre los cuales todavía no se puede expedir.

Al respecto, Aispuro aclaró que la actual gestión ya cumplimentó su tarea: "hemos detectado la diferencia en las conciliaciones bancarias y denunciamos la situación ante el Tribunal".

"Ahora, ese faltante tiene que ser explicado por la administración que corresponda, tanto la de Jaime Linares como la de Rodolfo Lopes", agregó.

Comentá la nota