La situación crítica obligó a que los aviones hidrantes permanezcan en la provincia

El riesgo de incendio permanece alto en Misiones, ya que la falta de lluvias aún no logró mitigar la gran sequía que afecta a toda la región, mientras los pastizales y plantaciones forestales siguen con grandes cantidades de materiales combustibles.
Ecología volvió a pedir otra prórroga para que los aviones de lucha contra el fuego sigan en la base de Apóstoles. Nación y Provincia actúan en forma coordinada para enfrentar los eventuales siniestros.

El ministro de Ecología, Recursos Naturales Renovables y Turismo de Misiones, Horacio Blodek, recorrió la base del Plan Provincial de Manejo del Fuego, en Apóstoles, donde acompañó a los brigadistas que prestan servicios en la lucha contra los incendios forestales que se producen con más frecuencia en la zona centro y sur de la provincia.

El riesgo de incendio permanece alto en Misiones, ya que la falta de lluvias aún no logró mitigar la gran sequía que afecta a toda la región, mientras los pastizales y plantaciones forestales siguen con grandes cantidades de materiales combustibles.

El ministro Blodek y los brigadistas pasaron repaso a las actividades que se desarrollan y advirtieron que todavía seguirá el estado de alerta crítico pese a que bajó la temperatura, pero todavía resta que llueva con abundancia.

Ante la situación actual, el Ministerio volvió a pedir a la Nación que amplíe nuevamente el préstamo de los aviones hidrantes a la provincia. En ese sentido, hubo comunicaciones con el secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Humberto Bibiloni; el subsecretario de Bosques de Ambiente de Medio Ambiente, Sergio La Rocca; y el coordinador del Plan Nacional de Manejo del Fuego, Enrique Ottonello, con quienes se acordó trabajar en conjunto ante la situación que afecta a la región.

"El apoyo que brinda el Plan Nacional de Manejo del Fuego al Plan Provincial es muy importante ya que se pretende articular una acción conjunta para hacer frente a esta situación, pero como siempre decimos que más allá de las acciones que llevamos adelante desde el Estado, necesitamos el acompañamiento y el compromiso efectivo de la población, del peón y del productor forestal y de todos aquellos sectores que pueden estar relacionados con el ambiente rural, que es dónde se originan los incendios forestales", dijo el ministro Blodek.

El funcionario insistió con la importancia de avisar a tiempo a las autoridades policiales, bomberos o al Plan Nacional de Manejo del Fuego, cuando detectan un incendio: "cuando más temprano se actúe, hay mayor celeridad para combatirlo, menos esfuerzos y menos pérdidas".

Para hacer frente a estos accidentes forestales, el Ministerio de Ecología dispuso una serie de recursos que están a disposición de los brigadistas y de las municipalidades, con quienes trabajan en conjunto, al igual que con los bomberos voluntarios y de la Policía de la provincia, y con las fuerzas de seguridad: "hay brigadistas disponibles, y reforzamos ese cuerpo con guardafaunas y nuestros guardaparques que están capacitados para actuar y controlar los incendios forestales; hay aviones, camionetas, contenedores de agua, mochilas y equipamiento para brigadistas y las guardias permanentes que permanecen en alerta mientras continúe el riesgo de incendios", explicó Blodek.

En la base de Apóstoles, los brigadistas permanecen en estado de alerta, junto a los aviones que dispuso la Nación y que actúan a diario en el combate de incendios forestales.

Acciones extraordinarias

El período tradicional de refuerzo de brigadistas y de máxima alerta ante los incendios forestales en Misiones va de diciembre a marzo, aunque en esta oportunidad y ante la gran sequía que afecta a la zona, Ecología pidió a la Nación que los aviones permanezcan por al menos un mes más y cumplido ese plazo, volvió a pedir la presencia de las naves, durante mayo, frente a la situación actual de falta de lluvias.

Para esta situación extraordinaria de índice alto permanecen también en alerta el refuerzo de brigadistas y la disposición de guardafaunas y guardaparques capacitados en la lucha contra el fuego y distribuidos en toda la provincia de Misiones.

El jefe de los brigadistas contratados por el Ministerio de Ecología, Ramón Campello Paz, explicó que los muchachos a su cargo están trabajando incluso con el Sistema de Posicionamiento Georreferencial o sistema Geográfico Satelital, que les permite actuar con mayor celeridad y precisión, ya que pueden señalar al piloto del avión dónde se encuentran trabajando y si hay varios frentes de fuego, o distintas columnas de humo en una misma zona, no perder tiempo en que el avión trate de divisar a la brigada sino que descarga el agua en el lugar preciso que se le indica. "Avisamos al piloto y este marcha directamente al lugar donde estamos trabajando. El avión descarga 2500 litros de agua por tiro, en una superficie de 130 metros de largo por 30 metros de ancho", indicó.

La temporada actual de lucha contra incendios obligó a los brigadistas a actuar hasta cinco veces en un mismo día, en combate contra distintos tipos de combustible, como pastizales, yerbales o pinos.

Esta temporada se presenta con una extensión en los meses críticos que ya alcanza al mes de mayo, de manera casi similar a lo ocurrido en el año 2005.

La base de Apóstoles cuenta con dos depósitos de agua para los incendios forestales: uno de 44 mil litros y otro de 12 mil litros adicionales, como para actuar de "arranque, porque a medida que se va consumiendo el agua, se va reponiendo en forma inmediata", explicaron los brigadistas.

Este año, en la lucha contra el fuego, los aviones hidrantes ocuparon las pistas de aterrizaje de Apóstoles, Eldorado, Oberá y Jardín América.

Comentá la nota