Situación compleja tras las elecciones

El Concejo Deliberante de Luján fue tomado como ejemplo por un periodista de DIB que analizó la situación política en el interior de la Provincia luego de los comicios legislativos.
En un pormenorizado análisis realizado por el periodista José Giménez para la Agencia DIB, presagia que la situación de muchos Concejos Deliberantes tras las elecciones legislativas se verán "complicados" y pone como ejemplo el caso de Luján.

Giménez sostuvo que "no sólo el gobierno provincial tendrá problemas con la nueva conformación de la Legislatura a partir de diciembre: en el interior, los ejecutivos municipales deberán afrontar los dos últimos años de gestión con concejos deliberantes, sino adversos, al menos complicados. Y esta tendencia no se da sólo en aquellas ciudades donde el gobierno es de signo justicialista, sino también se repite en varios distritos gobernados por el Acuerdo Cívico.

"Los resultados de las elecciones municipales del domingo pasado dejaron concejos deliberantes altamente fragmentados, en donde la característica predominante es la ausencia de mayorías absolutas y la convivencia -en algunos casos- de más de cinco fuerzas en cuerpos de 18 ediles.

"Es que los comicios marcaron una tendencia muy particular: el voto "negativo" al oficialismo con el que muchos analistas intentan explicar la derrota del kirchnerismo el 28 de junio se trasladó a los municipios, sin distinción de color partidario. Así, en más del 35 por ciento de los distritos se impusieron partidos de la oposición, mientras que en muchos lugares los oficialismos ganaron por muy poco margen.

Esta particularidad se dio incluso en aquellas localidades en donde los intendentes locales apoyaron fuertemente al campo: en Carlos Casares, la lista del ahora senador electo Omar Foglia (Acuerdo Cívico) perdió a manos de Unión-PRO, mientras que en Coronel Pringles, el oficialismo de Aldo Mensi (UCR) cayó a manos de una agrupación vecinal. En tanto, en Nueve de Julio, la lista del intendente Walter Batistella -quien participó activamente en la protesta agraria- ganó por sólo 14 votos, aunque aún se esperan los resultados del escrutinio definitivo.

Por ello, el "efecto campo" no alcanza para explicar este panorama: hubo un "voto castigo" en muchos distritos, y también un gran arrastre de Francisco de Narváez en favor de sus candidatos locales, que hizo que el PRO se impusiera en 12 distritos y lograra bancas en más de 60.

"En el partido de De Narváez pesó mucho la inclusión de dirigentes del campo en las listas locales: Unión-PRO capitalizó de esta forma el voto anti-K del hombre de campo no afiliado", explicó a esta agencia una fuente del ruralismo, quien estimó el número de concejales electos del sector entre "50 o 60".

CONCEJOS DIVIDIDOS

Las últimas elecciones municipales se caracterizaron por el alto grado de volatilidad del voto local. En algunos distritos, como Olavarría, Junín, 25 de Mayo, Bolívar, Bahía Blanca y Luján ingresaron al Concejo hasta 4 fuerzas, y ninguna de ellas supera el 25 por ciento de votos.

"Esto hará muy difícil las gestiones municipales de algunos intendentes, que deberán afrontar departamentos deliberativos adversos. En Alberti, aún tiene prorrogado el presupuesto 2008 y para aprobar el siguiente período el jefe comunal aseguró que "por una cuestión de ética, lo debemos hablar con ellos, porque la oposición ganó la elección".

Las primeras rupturas en los concejos deliberantes locales se dieron a principios de año cuando, empujados por el pase de varios diputados del oficialismo a Unión-PRO, muchos concejales decidieron hacer lo propio y conformar bloques que representen a esa fuerza a nivel local. El conflicto agropecuario pesó mucho a la hora de tomar estas decisiones.

En Luján, por ejemplo, la mala performance del oficialismo en las elecciones se sumó a la "diáspora" oficialista para generar un cuerpo deliberativo compuesto por cinco ediles oficialistas, cinco del PJ no kirchnerista, tres vecinalistas, tres de Unión-PRO, uno del Gen y un peronista independiente".

Comentá la nota