Los sistemas de seguridad aumentaron cerca de un 40 por ciento.

REGION: El miedo a volver de las vacaciones y encontrar la casa desvalijada se repite una y otra vez entre los vecinos de la región. Para viajar un poco más tranquilos muchos de ellos optaron por implementar diferentes sistemas de seguridad. Aunque los precios aumentaron un 40 por ciento con respecto a julio, las ventas crecieron en los dos últimos meses. Existen diferentes tipos de alarmas pero los vendedores indicaron que las más pedidas son las más económicas.
La inseguridad y el peligro de encontrar el hogar saqueado son dos fantasmas con los cuales los veraneantes deben convivir durante los días de descanso. Debido a ello, muchos residentes de la región optaron por adquirir algún sistema de seguridad, a pesar de que los precios aumentaron alrededor de un 40 por ciento en los últimos seis meses.

Desde las empresas de seguridad confirmaron que “en los últimos meses aumentaron los precios porque los insumos también se incrementaron”. Además, adjudicaron la suba de precios a que “se debió subir el sueldo de los instaladores”.

Hasta julio de 2008, el kit básico de alarmas alcanzaba los 450 pesos y los más completos superaban los 700 ó 750, dependiendo de la cantidad de sensores de movimiento que se solicitaran aparte.

En cambio, hoy los precios se dispararon y una alarma básica para el hogar cuesta 650 pesos. En tanto, una con infrarrojo y dos teléfonos para comunicarse tanto dentro como fuera de la casa oscila entre los 1000 y 1300 pesos. Así lo informaron desde la empresa Todo Alarma, ubicada en Yrigoyen al 9500, en Lomas de Zamora.

“Cuando llegan las vacaciones tenemos una mayor demanda porque la gente tiene miedo de ir y a la vuelta encontrarse con la casa robada”, comentaron.

Un presupuesto similar se pude conseguir en la empresa Vimax, en donde las alarmas domiciliarias cuestan 700 pesos y los circuitos cerrados de televisión tienen un valor de entre 350 y 700 pesos.

Hay varios tipos. Dos de ellas son las que usualmente solicita buena parte de la población: las que se colocan en los domicilios particulares y las que requieren los comercios. La diferencia está centrada en que para los hogares alcanza contar con sensores de interior, sirena y conexión al teléfono.

En cambio, en los comercios se extrema la seguridad, y lo hacen complementando el servicio con cámaras, el cual está valuado en 900 pesos con la instalación incluida.

En los últimos años se incrementó la venta de los sistemas de alarmas y cámaras y se mantienen con el correr de los meses, en especial en la época que la gente piensa en irse de vacaciones y dejar su casa protegida.

La tecnología ayudó a que los mecanismos de seguridad sean más sofisticados y en el mercado se consiguen los porteros visores por 850 pesos. Otra opción son los sistemas de rastreo satelital que van desde 500 pesos para casas y 800 pesos para autos, precios de instalación a los que debe sumarse la cuota mensual.

A pesar de las alternativas que ofrece el mercado, los clientes optan por elegir las alarmas más económicas porque “la crisis económica afecta los bolsillos de todos los vecinos”, mencionaron los vendedores consultados.

Comentá la nota