Un sistema rápido y poco furioso

El organismo internacional aportará algo más de 40 millones de dólares a la ciudad. Con esos fondos, el municipio pretende conectar Alberdi con la plaza Sarmiento, y así incentivar el uso de un transporte masivo, desalentando los autos particulares.
El municipio consiguió el aval del Banco Mundial para financiar la instalación del tranvía en el corredor norte-sur de la ciudad. En los próximos días el Ejecutivo deberá presentar documentación adicional al BM, en especial la referida a informes de impacto ambiental para garantizarse la línea crediticia que permitirá recuperar las vías donde hubo y levantar donde faltan, además del cableado aéreo. Inicialmente el organismo financiero concederá a la municipalidad algo más de 40 millones de dólares, con lo cual en la primera etapa se avanzará sólo desde la Plaza Sarmiento hasta el extremo norte de Rosario, teniendo en cuenta que cada kilómetro de tranvía demanda una inversión de 7 millones de dólares. "Se ha priorizado agilizar el tránsito en este sector de la ciudad ya que surgió como el más utilizado en la Encuesta de Orígen y Destino que se realizó el año pasado", justificó la gerente del Ente de Transporte local, Mónica Alvarado.

Días atrás, se realizó un Taller Informativo sobre los avances del Estudio Integral de Transporte y Uso del Suelo en el Corredor Norte-Sur del Area Metropolitana. El trabajo fue financiado por el Gobierno nacional mediante crédito otorgado por BIRF.

En aquella jornada, representantes de la consultora Transvectio y del gobierno municipal expusieron lo investigado. De acuerdo a las conclusiones preliminares de la encuesta Orígen-Destino realizada a 15 mil personas el año pasado, el 33 por ciento de lo viajes corresponde al transporte urbano y el 29 a autos particulares.

Desde el Ente destacaron que en 1993 el TUP representaba el 48 por ciento de la movilidad, de allí la necesidad de eficientizar el sistema público masivo para evitar mayores congestionamientos de tránsito. Del mismo modo, desde 2002 a la fecha se notó un descenso en el uso de la bicicleta, fenómeno que las autoridades ligaron al incremento que tuvo en su momento la bici en plena crisis económica.

En el flujo total de movilidad, el corredor norte-sur es el más utilizado, razón por la cual se decidió priorizarlo como primera intervención. A instancias de lo recomendado por la consultora, la municipalidad desechó las otras dos opciones que estaban en estudio -trolebuses o colectivos más ágiles- y se avanzará en la implementación del tranvía, un sistema rápido y poco contaminante.

Al respecto, el secretario de Servicios Públicos, Gustavo Leone confirmó a Rosario/12 que el municipio tiene prácticamente acordado una primera línea crediticia de parte del Banco Mundial. "La primera etapa son algo más de 40 millones de dólares, en las próximas semanas tenemos que presentar una serie de documentación para cerrar el acuerdo y poder hacer luego las licitaciones correspondientes", precisó el funcionario.

Comentá la nota