El sistema previsional tiene serios problemas y riesgos

“El Estado no puede quedarse con los brazos cruzados cuando tenemos problemas que van a afectar muy seriamente al sistema previsional. Porque dadas las circunstancias, hay un riesgo real de que el sistema se caiga”, afirmó el legislador nacional.
Ésta es la frase que intenta explicar el porqué de la urgencia que el gobierno nacional y el Congreso le están imprimiendo al tratamiento del proyecto de reestatizar el sistema previsional argentino. La misma pertenece al diputado nacional justicialista, Juan Carlos Gioja, quien forma parte de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación, que desde ayer está tratando el tema de la creación del nuevo sistema de jubilaciones en el ámbito del Estado.

“Esto que estamos haciendo es abrir el paraguas para que nuestra gente no la pase mal. Es una previsión que el Estado hace en orden a lo que se viene por la crisis internacional que afecta al sistema financiero y que de seguir así va a causar seguramente la quiebra del sistema actual”, dijo el legislador.

En ese sentido, Juan Carlos Gioja plantea una opción de hierro, porque “el Estado no se puede quedar de brazos cruzados y tiene que salir a proteger a ocho millones y medio de usuarios del sistema que pueden llegar a perder todo lo que han ahorrado con sus aportes hasta ahora”.

Según el diputado sanjuanino: “Lo que plantean en la oposición respecto de una supuesta necesidad de una caja del Gobierno, yo digo que eso es una absoluta estupidez, porque el Estado argentino no tiene hoy ninguna necesidad de financiamiento ni este año ni el que viene, porque tiene seis años seguidos de superávit fiscal, 48 mil millones de dólares de reserva y los índices macro muestran que nunca el Estado nacional estuvo mejor administrado que en el último período”.

Contrariamente a eso, el diputado Gioja sostuvo que “en la oposición deberían entender que la crisis mundial sigue, que no se ha detenido, que las Bolsas todos los días está marcando nuevas caídas y que hay un riesgo real de que el sistema se caiga”.

Juan Carlos Gioja interpretó al respecto que “si hubiera necesidad de financiamiento del Estado, esta modificación del sistema jubilatorio se podría haber planteado el año pasado, cuando se dio la opción del traspaso”, pero aseguró que “en aquel momento no estaba el escenario internacional que hoy tenemos”.

Lo cierto es que Gioja sostuvo que “si hoy no hacemos nada y en tres meses el sistema de AFJP colapsa y se termina cayendo, provocando enormes pérdidas a los asociados al sistema, van a salir a preguntarse qué estuvo haciendo el Estado y la solución de esa crisis va a ser mucho más difícil que ahora”.

Además, el diputado recordó que “hoy un jubilado que se retira por medio de una AFJP, cobra apenas un tercio de lo que cobra un jubilado en las mismas condiciones que acceda al beneficio previsional de parte de ANSeS”.

Por otro lado, argumentó a favor del proyecto oficial negando que pueda aplicarse el concepto de intangibilidad que pide la oposición “porque es necesario que los recursos que se perciben se defiendan haciendo inversiones y generando rentabilidad, lo que no se podría hacer si se declara a esos fondos como intangibles, ya que eso significa que no se pueden tocar y por lo tanto se van a desactualizar con la sola inflación”.

Por el contrario, Gioja indicó que “la ley manda esos recursos al Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Régimen Previsional del Estado, creado por el Decreto 897/07, que tiene un mecanismo acotado para el manejo de esos recursos, donde quedan protegidos y disponibles sólo para el pago de las jubilaciones y pensiones y para inversiones que los hagan crecer”.

Por último, el diputado nacional manifestó: “Esto, por supuesto, queda totalmente fuera de los alcances de los llamados súper poderes que le permiten al jefe de Gabinete disponer la reasignación de partidas, porque van al ámbito de ANSeS, que tiene un funcionamiento descentralizado”.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja que integra Gioja escuchó ayer los argumentos del ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada y del administrador de ANSeS, Amado Boudou y hoy tiene previsto reunirse con la CGT, la CTA de trabajadores estatales y con la Cámara empresaria de las AFJP.

Finalmente, mañana entrevistará a Eugenio Semino, quien es el defensor de la Tercera Edad, para “hacer un diagnóstico e intentar tener despacho favorable para más tardar el lunes, con la idea de que lo podamos llevar al recinto de deliberaciones el miércoles 5 de noviembre”, según dijo el legislador.

Comentá la nota