El sistema de Flagrancia aceleró los procesos en el Fuero Penal

Juicios que antes duraban años, ahora se pueden resolver hasta en 3 días y con un plazo máximo promedio de menos de 60 días.
Hace casi 4 años se implementaron en el Departamento Judicial de Mar del Plata los procesos penales para los delitos cometidos en flagrancia. Después de esa primera experiencia piloto, el sistema se extendió por toda la Provincia. Pero nuestra ciudad fue pionera de una metodología judicial que realmente descongestiona el fuero Penal de procesos y acelera realmente la administración de justicia.

A fin de conocer cómo está funcionando actualmente, LA CAPITAL se entrevistó con el fiscal de la Flagrancia, Paulo Cubas, quien con otros colegas conforma un equipo que atienden las 24 horas del día.

El funcionario expuso que "el 80 por ciento de los delitos que se cometen son en flagrancia". Pero aún más importante es afirmar la real aceleración que significó este sistema para las causas penales, ya que juicios que antes duraban años, ahora se pueden resolver hasta en 3 días y con un plazo máximo promedio de menos de 60 días.

También, es destacable señalar que muchas de estos procesos no llegan a la instancia de juicio oral. En tal sentido, se sigue una prerrogativa dispuesta por la procuradora general, María del Carmen Falbo, que recomendó que se inste a resolver las causas con soluciones alternativas al juicio oral (aproximadamente, el 70 por ciento se resuelve por esta vía), como el juicio abreviado, la suspensión del juicio a prueba o la reparación del daño causado por parte del victimario a la víctima.

Lo que se observa es que el sistema de la flagrancia que además de ocuparse de los delitos en los que su autor es sorprendido mientras lo comete o momentos después, sólo considera los casos con penas de hasta 15 años de prisión. Pero existe la convicción de que con el tiempo esa barrera temporal será eliminada, y todos los hechos en los que se conozca su autor ingresarán a este sistema de resolución rápida ante la comisión de algún delito penal.

- ¿La implementación desde 2005 de la Fiscalía de la Flagrancia aceleró los procesos en una medida importante?

- Más allá de ciertos hechos que, por la calificación legal, quedan fuera de la Flagrancia (por ejemplo, el homicidio y robos agravados), podemos afirmar que más del 90% de los episodios con personas aprehendidas, tramitan aquí. No tenemos que pasar por alto que también hay un segmento de causas que se inician por denuncias o sin conocerse al autor. También, las de encubrimiento (generalmente, por los automotores) y los delitos económicos, por disposición de la Fiscalía General no tramitan en Flagrancia".

- ¿Cuántos juicios o audiencias tienen por día?

- Juicios muy pocos. En lo que me corresponde a mí, y parecido en el caso de los demás fiscales, aproximadamente llegan a esta instancia, uno o dos por mes. Pero si nos referimos a audiencias, más o menos por cada fiscal, entre tres y cuatro diarias.

- ¿Cómo es el procedimiento de la Flagrancia?

- Supongamos que se trata de un robo simple. Una vez que la persona es detenida en flagrancia, si el fiscal en cinco días no dispuso su libertad porque considera que hay riesgo procesal, tiene la audiencia de excarcelación, aunque es multiproceso, por lo que también se puede resolver su condena. Una vez que la causa está radicada, tiene 60 días para elevarla a juicio, si es que se sigue adelante con el proceso.

- ¿Qué ajustes tendrían que hacerse para mejorar el sistema de la Flagrancia?

- Si hablamos de carencias que afectan su funcionamiento, lo primero es incrementar el cuerpo de médicos de policía, ya que sólo tenemos tres, y por lo menos tendrían que ser seis. Ahora, lo que se ha mejorado es la comunicación inmediata de la policía al fiscal sobre la comisión de un hecho.

El ránking de la Flagrancia

El 50% de los casos son robos simples y robos en viviendas deshabitadas ("escruches", según la jerga). El resto, lesiones leves y graves, además de daños. En estos últimos casos se logró la reparación en favor de los damnificados. En uno de los hechos, la devolución por el problema causado llegó a los 3.000 en materia de reparación por una tentativa de robo.

Con respecto a la "reincidencia", Cubas puntualizó que "tenemos casos de personas que son reincidentes, pero por suerte no son muchos".

Sobre la aplicación de reglas de conducta, puntualizó que "las más empleadas son mantener ubicable el domicilio y someterse al cuidado del Patronato de Liberados; también, prohibición de acercamiento a la víctima. Asimismo, se envía a las personas a realizar tareas comunitarias en lugares que aceptan a estas personas".

La Fiscalía de la Flagrancia

Además de Cubas, están los fiscales Pablo Viñas, Fabián Riquert, Juan Pablo Lódola, Daniel Vicente y Guillermo Nicora. En la tarea de Secretaría, Roxana Deroco. También hay cinco instructores: Verónica Bedikian, Viviana Rojas, Francisco Camillión, Juan Martín Suárez y Fabiana Mastrotótaro. La planta se completa con oficial primero y auxiliares cuartos.

En cuanto a la posibilidad de ampliarse este número, Cubas señaló que "nuestras necesidades son menores que las de otras dependencias judiciales. Creo que si pudiera hacerse, habría que sumar entre dos y tres fiscales más, y estaríamos bastante bien".

Comentá la nota