Sistema electoral y diálogo político

La modificación del sistema electoral después de cuatro comicios en los que rigió la Ley de Lemas, no obró como reparación histórica -ya que en más de una oportunidad consagró Gobernador a quien había sido derrotado por otro candidato- sino que adecentó las prácticas democráticas y puso las cosas negro sobre blanco: Gana el que saca más votos.
Visto así, el régimen de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias es un avance, a pesar de que en esta jornada el número de votantes y la falta de entusiasmo puedan provocar una sensación encontrada. El trajín de la campaña para cargos legislativos nacionales y el peso de los protagonistas, consumieron las expectativas democráticas de los santafesinos que asisten hoy a un trámite más parecido a la cancelación de una obligación -como el pago de algún impuesto- que al ejercicio de un derecho como es la selección de quienes serán a la postre sus propios representantes. Para peor, la postergación como consecuencia de los estragos de la gripe "A" -que sólo la torpeza maliciosa de Carlos Reutemann puso en dudas- terminó de desmontar las campañas que trabajosamente llevaban adelante por los precandidatos a concejales en simultáneo con la "pelea de fondo" para las bancas en el Senado y la Cámara de Diputados de la Nación.

Difícilmente en adelante -si no se llegara a modificar el sistema- se den circunstancias concurrentes tan adversas para un comicio como las de estas primarias. Esto deben estar pensando más de uno de los candidatos -sobre todo los que no responden a las estructuras partidarias oficiales y por ende no gozan de las bondades del "aparato" . Pero es lo que hay, y cuando caiga el sol, se estarán contando los votos y viendo quiénes volverán al ruedo dentro de un mes cuando haya que votar -ahí sí- a los representantes del pueblo en los concejos municipales. Es este marco, las encuestas, las estrategias de campaña y los esquemas proselitistas han quedado fuera de foco, nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que puede pasar ya que lo más difícil de proyectar no es el resultado sino la concurrencia de votantes. Recién a partir de ese dato se podrá avanzar en las especulaciones. Las internas tradicionalmente ha sido puja de estructuras y aparatos. Esta modalidad de "abiertas y obligatorias" cambia el eje y abre el juego a situaciones que no se controlan con un padrón partidario como el que se utilizaba entonces.

De todos modos, el contexto descripto, y la apatía que se percibe, pueden dar lugar a un resurgimiento de los aparatos, sobre todo para aquellos que como en el caso del socialismo, cuentan con un dispositivo muy aceitado de trabajo territorial. En los últimos comicios -el 28 de junio , la lista socialista ganó en todas las seccionales de Rosario, en algunas por amplísmo margen. Salvo que se presente un hecho excepcional la probabilidad de que esto se repita es muy alta. Sólo Héctor Cavallero -candidato del sector de Agustín Rossi- tiene alguna chance de arrebatar alguna, ya que -los candidatos de Reutemann- son varios y el voto "pro Lole" se divide entre dos o tres.

De todos modos, los resultados de esta tarde sólo servirán para acomodar las grillas y ver quiénes serán los que "jueguen por los puntos" cuando en setiembre haya que renovar las 11 bancas en el Concejo de Rosario, y otros cuerpos de idéntica función más tres intendencias. Ni siquiera va a marcar una tendencia, por amplia que pueda resultar la diferencia, sino que le pregunten a Rafael Bielsa que creyó que ya era Gobernador el día de las internas en las que se impuso a Agustín Rossi -sumados juntaron 20 mil votos más que el socialismo que no tenía puja entre candidatos y un par de meses recibió una paliza histórica quedando casi 200 mil votos debajo de Hermes Binner.

Más que nada esta elección pondrá a prueba el sistema que al parecer pretende adoptar el gobierno nacional para determinar quién será el sucesor de Cristina de Kirchner. Si después de todo la concurrencia de votantes se ubica entre el 60 y 70% será muy difícil que alguien proponga la no obligatoriedad del voto. Esa era una de las alternativas que se evaluaban, que fueran optativas y que participaran los que realmente querían hacerlo. No parece por el momento un tema central, pero sí habrá que evaluarlo de cara al 2011 para evitar los cambios de regla de juego sobre la marcha como más de una vez ha sucedido.

Por lo demás no parece que resultado de estos comicios modifique nada más allá del destino de los candidatos, de los que serán y de los que se quedarán con las ganas.

Diálogo político

La convocatoria hecha por el gobernador a los legisladores nacionales por Santa Fe tendrá respuesta cuando se presenten -o no- todos los invitados entre los que se destacan el Senador Carlos Reutemann y el Diputado Jorge Obeid. En el caso del Senador por lo que ha sido la campaña, en la que sus cruces con Hermes Binner colocaron la relación en un punto de "no retorno" según dijo el ex piloto de fórmula uno. Si así fuera, su promesa de defender a Santa Fe -a capa y espada- sería difícil de cumplir, sin embargo aquellas declaraciones -la del no retorno- pueden haber sido producto de fragor de la campaña. Pronto se sabrá. En el caso de Obeid, en cambio, se trata de un candidato a suceder a Binner, cuando él mismo había anunciado su retiro. Su "operativo retorno" se lanzó la noche del triunfo de su otra vez jefe político, cuando sentenció "aquí perdieron Kirchner y Binner". También en el contingente estará Agustín Rossi, que ya sabe que las conversaciones entre Cristina de Kirchner y Binner no sólo han sido cordiales sino que probablemente abran una nueva etapa de la relación, en la que el socialismo no seguirá penando por lo que le deben y no le pagan, y donde las obras prometidas comenzarán a cobrar cuerpo.

Del encuentro con los legisladores nacionales saldrá el marco de lo que será en adelante la relación entre gobierno y oposición en el ámbito de la provincia. Lo que en el futuro consensuen Ricardo Spinozzi -presidente del PJ en nombre de Reutemann- y Antonio Bonfatti, Jefe de Gabinete de Binner, será el resultado de lo el Senador y el Gobernador proyecten desde su estatura política. La reforma tributaria, la puesta en marcha de la obra pública y fundamentalmente la conservación y creación de fuentes de trabajo, son temas que no deberían estar sometidos a los vaivenes de eventuales candidaturas ni atados a querellas personales.

Comentá la nota