El sistema de defensas de Resistencia en vigilia por pronósticos de fuertes tormentas

El sistema de defensa de Resistencia y el operativo de asistencia social montado para asistir a las zonas más afectadas de la capital, funcionaban ayer a pleno aprovechando el buen tiempo, pero a la espera de que se supere la emergencia meteorológica que aún mantiene el pronóstico de fuertes tormentas para las próximas horas.
El gobernador Jorge Capitanich, al frente de la coordinación de las tareas de asistencia e intervención, ofreció ayer una conferencia de prensa para detallar las acciones frente a la emergencia y su evolución, que también se releva desde ayer mediante dos partes diarios de la Sala de Situación.

La provincia contabiliza hasta el momento unos 3300 evacuados de un total de 18.000 personas afectadas sólo en Resistencia. Los operativos de asistencia social a los pobladores de las zonas más afectadas se cubren también con apoyo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en tanto la intervención directa de la presidenta Cristina Fernández habilitó la disposición de grupos electrógenos para asegurar el funcionamiento permanente de las estaciones de bombeo metropolitanas en caso de un eventual corte eléctrico.

Junto al vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff, el ministro de Gobierno Juan Manuel Pedrini y la titular del APA Cristina Magnano, Capitanich realizó ayer un pormenorizado detalle de la situación y evaluó funcionamiento de obras de infraestructura como el Canal Kleinton en Barranqueras que determinó que no hubieran evacuaciones ni barrios anegados en esa localidad.

El gobernador, que sobrevoló dos veces el área metropolitana en 24 horas, dio cuenta de las medidas de intervención y contingencia tomadas a la espera de nuevas tormentas.

"Hemos observado que las obras estructurales del Kleinton han dado muy buenos resultados, como el Dique regulador del río Negro y la estación de bombeo de Villa Forestación", enumeró sumando un correcto desempeño también de las bombas en Puerto Vilelas.

También comentó seguir en contacto con el ministro de Infraestructura Julio De Vido, las instancias del manejo de la cuenca del Paraná, habida cuenta de la intención declarada por autoridades paraguayas de abrir el paso de un mayor caudal de agua en las represas de ese país para aliviar la inundación que sufren varias ciudades.

Atención coordinada

Unas 28 escuelas albergan a familias evacuadas de los barrios más afectados. "Hemos tenido dificultades", admitió Capitanich señalando algunos inconvenientes iniciales de coordinación que demoraron el martes la llegada de alimentos. Pañales, leche y alimentos se coordinan con la asistencia médica y una mejor coordinación para brindar cuatro comidas diarias a los niños y familias evacuadas.

"Estamos asistiendo con la entrega de bolsas de arena para las familias que las necesitan y trabajamos en distintos escenarios de intervención con una crecida del río Paraná y lluvias que aumenten el caudal del río Negro", señaló sobre la ponderación de los sitios de mayor riesgo y el diseño de planes de intervención rápida para eventuales evacuaciones.

Confirmó en este sentido que la persistencia de un sistema de baja presión en la región, alienta la posibilidad de lluvias fuertes, concentradas e inclusive con granizo aun en las próximas 48 horas.

Por el momento se espera el arribo de cuatro equipos con asistencia girados desde la Dirección de Emergencia Ministerio de Desarrollo Social con mercadería, ropas, colchones y chapas.

El Negro, abierto al Paraná

El buen tiempo de ayer permitió mantener el dique regulador del río Negro abierto hacia el Paraná y desagotando unos 150 metros cúbicos por segundo.

"Como está tan alto el Negro, da la posibilidad de escurrir", explicó Magnano detallando que el Negro marcaba ayer 5,55 metros contra 5,60 del Paraná, lo que aportaba un declive de desagüe que mejoraba resultados con el cierre del dique derivador de Laguna Blanca. "Tenemos una luz de 40 centímetros para que el río toque el umbral de la primer casa más baja", comentó para señalar la última medición en la Laguna Ávalos, la más próxima a la zona más baja de Miranda Gallino.

Magnano anotó la composición de que el pico máximo de creciente del Negro superó ya Puerto Tirol donde comenzó a bajar levemente desde la mañana de ayer, pero que podrá seguir creciendo en Resistencia aun sin nuevas lluvias.

"Por eso estamos observando claramente cuando dar la señal de alerta para la evacuación", señaló anotando las previsiones con los vecinos en Miranda Gallino, el barrio más bajo de Resistencia.

¿Confirma que las bombas del dique del Negro están funcionado y en condiciones?, se le preguntó a Magnano para despejar versiones en contrario. "Sí", contestó y sostuvo: "Ayer en un momento dado abrimos las compuestas porque se produjo un desnivel importante entre el río Negro y el río Paraná y el dique funciona como el de Laguna Blanca que cerramos luego de la tormenta del martes".

Magnano también explicó que funcionaron en la tormenta las bombas de Villas Ávalos y Prosperidad. Admitió que luego esta última paró y que fue reemplazaba ayer, pero aseguró que este desperfecto no afectó en nada a los vecinos del lugar.

El gobernador, al frente

Capitanich dio cuenta ayer de un despliegue en la emergencia que logró sumar la coordinación del Ejército Argentino, y de todas las empresas y organismos de la provincia vinculados de una o otra manera a la temática, como Sameep, Secheep, Vialidad Provincial, los Ministerios de Salud, Desarrollo Social y desde luego, la misma Administración Provincial del Agua. "Sabemos que entre todos, poniendo lo mejor de todos y cada uno, lo podemos resolver", señaló anotando la posible concurrencia de otras fuerzas federales de ser necesario.

"De lo que se trata es de poner toda la logística" , señaló. "Planteamos en esta emergencia concentrar recursos, esfuerzos y acciones y la responsabilidad de la conducción y la coordinación me compete como gobernador de la provincia", definió.

Respuesta a las críticas de Ayala

El gobernador Jorge Capitanich se negó a polemizar con la intendente Aída Ayala en respuesta a las críticas de ésta al manejo de bombas y diques reguladores del sistema de defensas. "Creo que lo más importante ahora es trabajar. Tenemos que trabajaren en forma conjunta con los intendentes, los equipos técnicos, los funcionarios, porque nadie es dueño de la verdad y siempre hay que buscar la mejor alternativa para resolver los problemas; entonces, bienvenidas sean todas las sugerencias", señaló anotando que se había invitado a todos los municipios metropolitanos para coordinar la emergencia. "Acá no hay que competir en la intervención sino que hay que coordinar acciones que nos permitan encontrar una solución", aconsejó.

Comentá la nota