Sistema de alarma por la presencia y para la prevención del dengue en San Salvador de Jujuy

El sistema de alarma para la presencia y prevención del dengue en San Salvador de Jujuy se realizó sobre la base de estadísticas climáticas (período comprendido entre los años 1999 a 2003, Convenio celebrado entre el Servicio Meteorológico Nacional y la Universidad Nacional de Jujuy, para establecer un sistema de alarma temprana ante la posible aparición de los adultos del mosquito vector Aedes Aegypty L., transmisor principal del virus del dengue. Esto implicaría que, conociendo con una anterioridad suficiente, la eclosión de los huevos y nacimiento de las larvas, se puedan tomar las medidas preventivas necesarias, para evitar la propagación del insecto.
Tomando en consideración un meritorio e importante trabajo realizado, durante cinco años (1999 a 2003), por el Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy, (Dengue Situación Actual en la Provincia de Jujuy, Dr. Carlos Ripoll, et. al.), se determinaron los períodos de aparición, crecimiento, desarrollo, y desaparición de adultos y larvas, para la ciudad de S. S. de Jujuy.

Se superpusieron los datos climáticos que tienen acción sobre la biología del mosquito, llegando a establecer estadísticamente las probables correlaciones.

El grupo de investigación consultó numerosa bibliografía, sobre la biología del insecto y su respuesta a los elementos del clima, entendiendo de antemano que la influencia del clima se debe no sólo a la intervención directa los tres elementos fundamentales: temperatura, humedad y precipitación, sino también a que existe una interrelación con otros elementos del clima, como ser la radiación, el viento, y la evaporación. Es difícil interpretar hasta que punto y cuáles de los elementos están actuando interrelacionadamente.

Este fenómeno se da en todos los seres vivos (vegetales y animales), de allí que se haya desarrollado la ciencia denominada FENOLOGIA, que es simplemente la observación y el estudio de los fenómenos biológicos, periódicos, en relación con la marcha del tiempo meteorológico; en este caso en particular, y dentro de las líneas de trabajo de la fenología, entraría en la denominación: Zoofenología Entomológica (A. Pascale y E. Damario)*. En pocas palabras se observa la respuesta del ser vivo a los efectos de los elementos del clima y la interacción entre ellos.

De acuerdo a la obra ya citada del Ministerio de Salud, en donde la evolución de las poblaciones en sus tres estados, adulto, larva y huevos, fue consignada durante cinco años (plazo mínimo de un estudio fenológico), superponiendo los distintos elementos del clima a las curvas poblacionales, se estudiaron la temperatura (media, máxima y mínima), la humedad atmosférica (tensión de vapor y punto de rocío), la temperatura del bulbo húmedo y la precipitación. Respecto de los valores climáticos, se correlacionó el grado de influencia de cada uno con las poblaciones, y aquellos cuya correlación es alta se tomaron como parámetros para establecer el Sistema de Alarma.

Dado que el mejor ajuste se presenta en la temperatura del aire a las 09.00 h., es posible predecir con un alto grado de probabilidad, la presencia de adultos a una determinada temperatura para iniciar las acciones oportunas de control de las larvas y de los adultos, siempre relacionándolos con los otros elementos del clima, que manifiestan una alta correlación.

Cuadros del sistema de alarma a tener en cuenta

Considerando los valores promedios para 15 y 7 días respectivamente, de las distintas variables climáticas, se estableció este sistema de alarma según el cual debería hacerse un control sanitario de adultos, cuando los valores promedios de las variables sean de por lo menos los valores consignados en los cuadros siguientes de alternativas:

Comentá la nota