"De qué sirve cuatro años después", renegó Parajón

Gumersindo Parajón quedó desilusionado. El presidente de Pueblo Unido, cuya denuncia motivó el allanamiento de Gendarmería Nacional en agosto de 2005, cuestionó la lentitud de las investigaciones. "Siempre dije, como viejo empleado de Tribunales, que cuando la Justicia llega tarde, deja de ser Justicia. ¿De qué sirve ahora, cuatro años después, que el Tribunal de Cuentas diga que sí hubo daño al Estado?", se quejó el dirigente opositor.
Según entiende, aún más grave que la lenta investigación del Tribunal de Cuentas fue la actuación de la Justicia Federal. "El ex juez (Jorge) Parache archivó el expediente, sin investigar, a los tres meses de sucedido el caso. Qué puedo decir yo ahora, después de tanto tiempo. Esa es la Justicia que tenemos", reflexionó. Según Parajón, lo aberrante del caso fue descubrir que el Estado vendía a finqueros la mercadería destinada a las familias pobres. "Se la daban de comer a los animales. Pero esto sigue pasando ahora. Los políticos, del oficialismo y de la oposición, tienen almacenados los bolsones para repartirlos antes de las elecciones. Juegan con el hambre de la gente", denunció el ex legislador provincial.

Comentá la nota