Siri: La reforma política carece de toda razonabilidad

El presidente del Comité Provincial del Partido Socialista, Eduardo Siri, participó de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional partidario donde se rechazó el proyecto de ley de Reforma Política impulsado por el kirchnerismo. "La iniciativa es claramente inconveniente en términos de transparencia y equidad electoral", sostuvo Siri.

Tras el cónclave del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Socialista, presidido por Ruben Giustiniani y en el que participó del gobernador de Santa Fe Hermes Binner y del diputado chaqueño Eduardo Siri expuso las razones por las cuales su partido no acompañará el proyecto que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner elevó al Congreso nacional.

"El Partido Socialista entiende que el debate y la aprobación de un nuevo marco legal para la Reforma Politica en la Argentina debe darse con el consenso necesario de las fuerzas políticas y dando respuesta a las demandas de la sociedad, ya que se aborda la modificación de aspectos sensibles del Código Nacional Electoral, la Ley Orgánica de Partidos y la Ley de Financiamiento de Partidos", indicó el titular del socialismo chaqueño.

Para Eduardo Siri "carece de toda razonabilidad que, no existiendo un proceso electoral inmediato, y a muy pocas semanas del cierre del periodo de sesiones ordinarias, se apure la discusión y el debate en un tema donde la propia Constitución Nacional prohíbe – no casualmente – resolver estos temas a través de DNU y establece a través de la mayoría agravada, un piso de consenso mínimo de los bloques parlamentarios".

"La reforma politica debe ser fruto del diálogo y el consenso en el que participe el más amplio espectro partidario posible acompañado de un proceso altamente participativo que la dote de un alto nivel de legitimidad y sobre todo de sostenibilidad a través del tiempo", añadió.

Precisó que el Partido Socialista nacional rechaza el proyecto de ley en consideración en el Congreso "entendiendo que este avanza en el camino de consolidar una mayor injerencia del Poder Ejecutivo en aspectos sensibles de la administración y gestión de los procesos electorales, lo que va en sentido contrario a las tendencias internacionales en el sentido de garantizar la administración electoral independiente y es claramente inconveniente en términos de transparencia y equidad electoral; a la vez que contiene normas de carácter proscriptito para nuevas fuerzas políticas que van en un sentido de obstaculizar la posibilidad de constitución de alternativas a la vieja politica".

El borrador del documento partidario que resultó de la reunión realizada el fin de semana en Buenos Aires, indica que para realizar una verdadera reforma politica es esencial definir los objetivos de la misma con referencia a los problemas reales del sistema político y no a los problemas de determinados actores políticos, y que la misma debe ser fruto de un consenso y diálogo entre los partidos políticos que la dote de legitimidad y sotenibilidad en el tiempo.

Por ello el Partido Socialista manifiesta su disidencia con los siguientes aspectos del proyecto de ley del Poder Ejecutivo Nacional, entre otros:

- Se le quita al Congreso de la Nación la facultad de fijar el módulo electoral, en virtud del cual se asignan los fondos partidarios y se estipulan los gastos de campaña.

- Mantiene en la órbita del Ministerio del Interior la distribución de los aportes partidarios, asignándole asimismo la distribución exclusiva de las pautas publicitarias en Medios de Comunicación aunque sin mayores detalles en cuanto a cantidades y criterios específicos de distribución.

- Incorpora el criterio de proporción de afiliaciones en relación al padrón como requisito para el reconocimiento y caducidad de partidos. Se trata de un criterio claramente proscripto y anacrónico que no solo no responde a la realidad del sistema de partidos argentino y desconoce la evolución histórica de los formatos partidarios en el mundo, sino que también generará incentivos para las ya muy extendidas prácticas clientelares, características de la vieja política.

- No se hace referencia alguna al cupo femenino en las listas a ser oficializadas para las primarias.

- No hay prohibición expresa alguna en relación a las listas colectoras, listas espejo y candidaturas testimoniales, entre otras maniobras que atentan contra la libre expresión de la voluntad popular.

- No se avanza en la implementación de la reclamada boleta única que permitiría garantizar reglas de juego claras que aseguren la igualdad de oportunidad para todas las fuerzas políticas.

"Por todo lo expuesto, el PS considera que el objetivo primordial de la reforma politica debería ser el de mejorar la calidad de las reglas de juego del sistema político, haciéndolo más transparente y confiable, más inclusivo y equitativo, y sobre todo, mucho más participativo", finaliza el texto del PS nacional.

Comentá la nota