Los sindicatos están esperando respuestas de los diputados

Los gremios disidentes presentaron en la Legislatura un proyecto de ley pidiendo que se conforme una mesa de discusión sobre el salario, el empleo y la producción. Y reclaman una recomposición salarial urgente, que lleve el sueldo mínimo a 2.000 pesos.
Dicen que el lunes se reunirán para evaluar y si los diputados no les responden, empezarían a definir un plan de lucha.

Los gremios disidentes de la política económica del gobierno local, presentaron en la Legislatura un proyecto de ley para que se cree, en el ámbito estatal, una Mesa del Salario, el Empleo y la Producción.

El planteo formal, como se anticipó a principios de semana, lo hicieron la CGT que encabeza Fernando Salcedo, los municipales del SOEM de Carlos Del Giorno y el Sitrapp de Carlos Laciar.

Reclaman, además, una recomposición salarial urgente que lleve el sueldo básico a 1.000 pesos y un salario de bolsillo que tenga un piso de 2.000 pesos. Para ello elaboraron un documento con cifras globales acerca del impacto económico que tendría para el Gobierno darle luz verde a este pedido de recomposición salarial.

Según explicaron los sindicalistas, el cálculo fue hecho sobre la base de un total de 22.870 empleados estatales respecto de los 33.000 agentes que aproximadamente tiene la Administración Pública.

Sobre este punto, los gremios explicaron que la diferencia en el número de empleados considerados para aspirar a un aumento de sueldos radica en que muchos de ellos ya tienen convenios y acuerdos especiales y que, por lo tanto, quedarían excluidos de esta recomposición salarial. Entre ellos mencionaron a los docentes, empleados judiciales, Tribunal de Cuentas, Canal 9 y Policía de la Provincia.

Dicen que el aumento reclamado significaría para el Gobierno un gasto mensual extra de unos 11.435.000 pesos mientras que el gasto anual por acceder a este reclamo llegaría a los 137.220.000 pesos aproximadamente.

Los gremialistas aclararon que el cálculo fue realizado sobre la base de un aumento de unos 500 pesos para cada empleado público ya que el sueldo actual promedio (incluyendo la quincenita) ronda los 1.500 pesos contra los 2.000 pesos que reclama el sector.

Los gremios esperarán poder mantener una reunión con el gobernador Luis Beder Herrera por este tema. Por eso le pidieron a los diputados que gestionen un encuentro con el mandatario.

"Vamos a evaluar qué nos responden los diputados y en base a eso decidiremos que vamos a hacer. Sin una Mesa Salarial va a ser imposible llegar a un acuerdo por los salarios", opinó el sindicalista municipal Del Giorno.

Y adelantó que el lunes los gremios se van a reunir para analizar la situación. En caso de que no tengan respuestas positivas de los legisladores o de una eventual reunión con Beder Herrera, podrían analizar el inicio de un plan de lucha, dijo Del Giorno.

Comentá la nota