Sindicato de vigilancia alerta ante atrasos en el cobro de sueldos.

Tras el desenlace en el conflicto del Hospital Santamarina, hay firmas de las ciudad que están en la mira del gremio del personal de seguridad. "Los salarios son bajos, cobrar el 20 es un despropósito", denunciaron.
La Unión del Personal de Seguridad Privada de la República Argentina advirtió en la víspera que no tolerará atrasos en la liquidación de salarios y otros montos remunerativos, en tanto hay empresas de Tandil que fueron comunicadas sobre las consecuencias previstas en la ley, y que serán responsables solidarias si las agencias no cumplen con los plazos de pago.

Así lo manifestó a LA VOZ Miguel Angel Arena, secretario de Interior y Delegaciones, que abarca todo el país.

El problema que afecta a los trabajadores de vigilancia privada no es nuevo, y las agencias de seguridad suelen incurrir en dilaciones en los desembolsos de remuneraciones, lo cual sumado a "salarios muy bajos", complica la subsistencia del trabajador, analizó Arena.

Cabe recalacar que a principios de esta semana, el sindicato forzó una solución en el Ministerio de Trabajo al conflicto sucitado con el despido de tres agentes de la firma "Bonanza", que cumplen funciones en el Hospital Municipal "Ramón Santamarina". Con el apoyo de la CGT, el gremio logró la reincorporación de dos de los tres empleados.

Este caso, donde también se acusó un presunto persecusión gremial, encendió el alerta en el gremio que nuclea al personal de seguridad. Según dijeron, una estación de servicio, el Parque Industrial, una cantera y una casa de cambio de Tandil fueron informadas sobre las consecuencias que deberían afrontar si se atrasan los pagos de salarios.

La Ley 20.744, artículos 29 y 30, es clara al sostener que la empresa contratante de la agencia de seguridad es responsable solidaria de los incumplimientos de esta última.

Por eso Arena apeló a que se cumpla a rajatable el Convenio Colectivo de Trabajo, y que fundamentalmente "no paguen el 20 de cada mes, como venía sucediendo", destacó.

Arena, más tarde, reiteró que "los compañeros, con el sueldo actual, no puede llegar al día 15".

Por eso enfatiza el sindicato que "si los empresarios no se ponen a tono actuaremos junto al acompañamiento de la CGT". Cabe recordar que los vigilantes privados están inhabilitados a realizar medidas de fuerza, aunque los dirigentes sindicales están dispuestos a redoblar la apuesta con presión en las firmas involucradas.

Un empleado de seguridad cobra por 48 horas semanales 1.250 pesos de básico más 450 pesos de viáticos, sumado esto a la antiguedad. Aunque tras la última discusión paritaria, obtuvieron un aumento a percibir desde el 1 de julio, que elevó el básico a 1.450 pesos, más un viático de 610 pesos.

Comentá la nota