EL SINDICATO DE OBRAS SANITARIAS ELEVARA UN PROYECTO DE LEY PARA QUE EL USO RACIONAL DEL AGUA SE INCORPORE A LA CURRICULA ESCOLAR

A propósito de conmemorarse el próximo 22 de marzo el Día Mundial del Agua, el Sindicato de Obras Sanitarias de Entre Ríos (SPOSER) planteó la necesidad de promover educación y conciencia social, mediante programas de estudios en las escuelas • La propuesta formal será elevada en los próximos días a autoridades educativas, políticas y legislativas • En sintonía con ella, el sindicato insistió con la colocación de medidores, para evitar derroches y detener los cada vez más altos costos de potabilización.

La iniciativa fue elaborada para reforzar estrategias ciudadanas vinculadas a la defensa de este recurso natural cada vez más escaso en el mundo.

Así, con el propósito de desarrollar hábitos contra el derroche, el equipo técnico del Sindicato subrayó la necesidad de extender la temática hacia los planes curriculares, ya que en la actualidad, el uso racional del vital suministro es promovido y encarado por programas y actividades de distintas organizaciones públicas y privadas, en forma aislada.

"Tomamos conocimiento que en la provincia de Mendoza, la Legislatura aprobó una ley con este fin. Creemos que tanto Paraná como ciudad costera y Entre Ríos, por su geografía rodeada de ríos y surcada por arroyos, merece que se refuercen las conductas de conciencia social sobre el agua dulce", opinó el secretario general Rubén Palacio. Precisamente, en la provincia cordillerana, los tópicos del agua serán obligatorios en la currícula escolar de la EGB 2.

"Además, los niños y jóvenes demuestran compromiso y un creciente interés en temáticas del medio ambiente, que sería pertinente consolidar. Ellos mismos se convertirían en agentes transmisores de esa conciencia social en sus hogares", remarcó Palacio.

Por ello, el dirigente explicó que el sindicato elevará el planteo para que en los programas de estudios de todos los niveles educativos, se incorpore la promoción de la cultura del ahorro y aprovechamiento del agua, como factor clave para el desarrollo sustentable de la sociedad. Se podrán abordar aspectos desde los sistemas y costos de potabilización del agua, valor económico, ambiental y social del recurso, uso eficiente, y defensa de los ríos, acotó a modo de ejemplo.

Vale recordar que en la ciudad, cada persona consume en promedio 450 litros por día, más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

El agua dulce es un recurso natural cada vez más escaso, ya que se estima que el 97,5% del agua de la Tierra es salada. Además, más de 1000 millones de personas no tienen actualmente acceso a agua potable limpia: el cambio climático, el aumento de la población y el despilfarro de recursos vitales amenazan con empeorar aún más la situación en las próximas décadas. Esto se está discutiendo estos días, en el V Foro Mundial del Agua en Estambul, para analizar posibles soluciones al problema de la escasez crónica, que promete agudizarse en las próximas décadas.

• Medidores

Concientes de esta situación, desde hace una década el Sindicato del Personal de Obras Sanitarias Entre Ríos (SPOSER) impulsa la instalación de medidores, para evitar derroches y excesos. La estrategia de universalizar la medición es una política pública vigente en el mundo e impulsada en distintas localidades del país.

Por ello, el gremio tiene elaborado un plan estratégico, con el propósito que de modo progresivo, los usuarios residenciales se incorporen al servicio medido.

"En la actualidad sólo el 10% de los contribuyentes de la ciudad poseen medidores (son básicamente, industrias, clubes, lavaderos y hoteles), mientras que el rentista abona por el servicio una suma fija, dispuesta arbitrariamente en la ordenanza tributaria. El medidor hace las veces de inspector mecánico, ya que funciona las 24 horas los 365 días al año y permite que el sistema sea más justo para evitar derroches, ya que el consumidor asume mayor conciencia: paga por lo que realmente gasta, mide su uso y hasta se compromete en solucionar pérdidas que haya en el hogar".

La extensión de esta modalidad de cobro -como la energía eléctrica y el gas- podrá financiarse mediante inversión pública y/o cobro de un aporte mínimo en cada partida. En tanto, los medidores podrán ser colocados por personal idóneo de Obras Sanitarias, ya especializados en la temática.

Finalmente, tras alertar que "al mismo tiempo que se elevó la cantidad de agua potabilizada, (con la incorporación de la nueva planta) se disparó el derroche, el Sindicato de Obras Sanitarias pidió al Estado municipal encarar decididamente la solución de esta problemática, para frenar los altos costos de la potabilización y también, velar por el valioso recurso natural que felizmente nos ofrece nuestra geografía en estos tiempos". (APF.Digital)

Comentá la nota