El Sindicato de la Fruta solicitó una prórroga para evaluar el laudo de Nación.

Pidieron tiempo para discutir la propuesta con las bases. Hoy realizarán asambleas y luego un plenario de delegados que tomará la decisión.

Ayer el plenario del gremio, que se extendió hasta tarde, se realizó en medio de una gran tensión. Un sector quería endurecer la protesta.

El Sindicato de la Fruta decidió anoche pedir una prórroga para evaluar el laudo propuesto ayer por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Los gremialistas, que se reunieron ayer en un plenario de delegados, optaron, luego de una tensa y maratónica reunión, pedir más tiempo para evaluar con las bases si aceptan o rechazan el laudo.

Planean realizar asambleas hoy en las plantas de empaque, manteniendo la protesta, para luego reunirse en un plenario de delegados que determinará la decisión final. Al cierre de esta edición no había cortes de ruta.

El congreso convocado en forma urgente por la conducción gremial se vio repentinamente rodeado de tanta expectativa que a esa hora -cerca de las 19- ya se habían levantado los piquetes como el de Allen en la 22, que volvió a transformar al tránsito en un verdadero caos.

Tensión

La asamblea tuvo un desarollo por demás nervioso, habida cuenta del firme empeño de algunos delegados de no sólo mantener las medidas de fuerza, sino acentuarlas con cortes en lugares muy estratégicos de la zona, como son los puentes interprovinciales.

En su tensa exposición, López no reparó en reiteraciones para presentar el cuadro de situación en la que se hallaba envuelto el gremio, a partir del no acatamiento de la conciliación obligatoria que se extendió por diez días y el rechazo a la oferta del laudo.

Hasta dio la impresión que el sindicalista intentaba de alguna manera convencer a los representantes más díscolos de la conveniencia que podría significar la aceptación del laudo. En caso contrario, la situación se complicaría ya que la declaración de la ilegalidad del paro pondría en muy delicada situación a los trabajadores que han recibido telegramas de sus empresas para que se presenten a trabajar.

Fracaso matutino

Las negociaciones habían comenzado a las 11.30, una hora y media después del horario al que se había convocado al encuentro en la sede local del Ministerio de Trabajo, con la presencia de Adrián Caneto, director de Negociación Colectiva del Ministerio de Trabajo de la Nación, quien había sido enviado por el ministro Carlos Tomada.

Durante la reunión, «ambas partes se expresaron firmes en sus posiciones. Hubo algunos movimientos en cuanto a sus pretensiones iniciales, pero que no eran suficientes. La brecha siguió siendo importante», manifestó Jorge Stopiello, funcionario de la cartera laboral en la región. En este sentido, se refirió a la oferta del 23% de CAFI y al pedido de 35% de aumento y de desdoblamiento de las paritarias de parte del gremio.

Stopiello explicó que luego se realizaron reuniones por separado tanto con los paritarios del Sindicato de la Fruta como con los de CAFI, «donde se mantuvieron las diferencias, por lo que el Ministerio de Trabajo ofreció una alternativa como es la del laudo arbitral para zanjar esta diferencia entre las partes».

Ambas partes firmaron un acta y se les dio plazo hasta pasadas las 20 para que respondieran por la afirmativa o la negativa.

Stopiello explicó que si las partes aceptan el laudo de Nación, lo que se define es «irrecurrible». En este proceso, y una vez acatado, ambas partes tienen cinco días hábiles para fundamentar el pedido (ya sea la oferta o la demanda de incremento). Luego hay cinco días más en los que el Ministerio de Trabajo debe definir el número final.

CAFI, votación dividida

La comisión directiva de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) determinó en reunión aceptar un laudo arbitral en la resolución del conflicto salarial con el sindicato de la Fruta.

No fue una decisión por unanimidad, sino por mayoría dijo Juan Martín Rosauer presidente de la institución. «Esto se dio así porque algunos asociados no quieren que se repitan laudos anteriores en donde salió una determinación que era superior a los números que se manejaban en la mesa de negociación. Pasó el año pasado con UATRE y en una oportunidad con la Fruta» dijo Rosauer.

Las explicaciones del dirigente empresario fueron en momentos en que se descononía aún la determinación que iba a tomar el congreso que por la tarde-noche realizaron las seccionales gremiales en Cipolletti.

Además, Rosauer reiteró en ese momento su deseo de que primara la cordura ante esta situación que se ha ido agravando con el correr de los días, recordando que «las pérdidas económicas serán importantes».

Comentá la nota