El Sindicato de la Fruta y la CAFI retoman las negociaciones, apurados por la cosecha

Se reunirán mañana, en Roca, para buscar un acuerdo salarial. El gremio pide un 30% de aumento y las empresas ofrecen el 5%. Podría haber un acuerdo en un porcentaje intermedio.

Aunque sin la tensión de aquella oportunidad, se teme que la discusión derive en medidas de fuerza como las del año pasado.

Cipolletti > Con la expectativa de llegar a un acuerdo que alivie las tensiones de cara a la temporada de cosecha, comienza esta semana una nueva ronda de reuniones entre los gremios y las empresas frutícolas para desactivar el conflicto salarial, que hasta ahora no tuvo acercamientos entre las partes.

Tras el "impasse" abierto la semana anterior, el primer turno le tocará al Sindicato de la Fruta, que mañana se reunirá con CAFI en Roca en la delegación del Ministerio de Trabajo.

Se trata de un caso testigo cuya resolución podría extenderse a los demás sectores de los trabajadores.

Sondeos para acercar las posiciones han existido a granel y en forma permanente, pero oficialmente nada se sabe de cómo podría ser el final de la novela.

El gremio que comanda Rubén López había iniciado el reclamo con un 35% de aumento, reducido luego a 30%. Desde el lado opuesto, la oferta se frenó en un 5%.

La lejanía de esas propuestas hace temer que el problema derive en conflictos como los del año pasado, con bloqueos de galpones y rutas y negociaciones que recién se hicieron fluidas por una intervención (estratégicamente política) de algunos intendentes que condujo al posterior laudo del ministerio de Trabajo.

Situaciones indeseadas

Esto último es lo que no se desearía hacer. Para ello, hubo en los últimos días contactos en uno y otro sector. "Estamos cerca. Los hemos invitado a que sigan reflexionando. Me parece que en ambos lados hay interés en conciliar posiciones. Espero que sea así", afirmó a este medio el delegado regional del organismo laboral, Juan González.

En tanto, fuentes de CAFI admitieron extraoficialmente que existe alguna posibilidad de acuerdo, aunque sin dar más detalles.

Ese tono de acercamiento de posturas que no tienen la dureza del año pasado, hay quienes especulan con que el pacto puede cerrarse manejando porcentajes de aumentos que están entre el 18% y 19% sobre el básico que es de 1.735 pesos. Aquel dato llevaría el salario de bolsillo del embalador de primera a poco más de 3.000 pesos.

Pero todas son suposiciones. Como que si arregla el gremio de la Fruta, los acuerdos del Hielo y los rurales estarán más cerca.

En la tarde de ayer, otra fuente consultada advirtió que "aún no hay nada: Se siguen barajando cifras", agregando que quizá aquel porcentaje señalado antes sea la base, pero "no se ponen totalmente de acuerdo en las distintas escalas".

Por eso, en definitiva, hay que esperar hasta mañana o el miércoles. Ahí recién se sabría si la cosecha será calma o no. Por de pronto, la primera variedad de pera no esperará más de esta semana para ser extraída de las plantas.

Presencia de Nación

Si hay acuerdo, entonces, es muy posible que la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, viaje al Alto Valle para avalar el convenio. Ayer, un funcionario de esa cartera le aseguró a este diario que "Rial viene si hay arreglo".

Comentá la nota