El sindicato denunció a Papelera Azuleña por el incumplimiento del último acuerdo firmado

Lo hizo ante la delegación local del Ministerio de Trabajo. Con el despido de tres trabajadores, la empresa papelera no cumplió con el último acuerdo que había firmado en esa dependencia provincial cuando se comprometió a mantener las fuentes laborales. También incumplió con el municipio, que al otorgarle un crédito de más de 62.000 pesos para que pagara parte de las quincenas que adeudaba a sus trabajadores, lo hizo para preservar el trabajo.
En la mañana de ayer, dirigentes del Sindicato del Papel se hicieron presentes en la delegación local del Ministerio de Trabajo donde denunciaron a Papelera Azuleña por el despido de tres trabajadores y el consecuente incumpliendo del último acuerdo que firmaron en mayo, por medio del cual sus directivos se comprometieron a resguardar las fuentes laborales.

Ese compromiso también lo habían tomado con el municipio, cuando el intendente Omar Duclós le entregó a la empresa un préstamo de más de 62.000 pesos para que pague parte de las quincenas que adeudaba a sus trabajadores.

Los sindicalistas denunciaron además la falta de pago de dos quincenas de abril.

Ante este panorama, dieron por caído el mencionado acuerdo y el Ministerio intimó a Papelera a abonar al contado en el término de 48 horas esas quincenas a todos sus empleados, además del total de las indemnizaciones y demás conceptos a los tres despedidos.

Al constatarse el incumplimiento, los trabajadores tienen el camino libre para emprender cualquier medida de acción directa, si lo consideran necesario. Por lo pronto, el gremio se declaró en estado de alerta y movilización.

La presentación en Trabajo

Quienes se presentaron ayer en el Ministerio de Trabajo fueron el integrante de la Comisión Directiva del Sindicato Roberto Narvaja, y los delegados de planta Rodolfo Acosta y Elisen Pereyra.

En la exposición dejaron expresa constancia que Papelera Azuleña despidió sin causa a tres trabajadores, "en una medida de acción directa que implica la violación del punto cuatro del acuerdo del 7 de mayo de 2009, por el cual la empleadora asumió el formal compromiso de no despedir a ningún trabajador".

Por esto, consideraron decaídos tanto ese acuerdo como el firmado en junio a pedido del municipio cuando entregó el préstamo a la empresa, "debiendo entonces la patronal abonar al contado en el término de 48 horas a todo su personal el importe de la primera y segunda quincena de abril de 2009".

Asimismo, debe pagar el monto emergente del convenio, lo que representa 115,38 pesos a cada empleado.

En lo que hace al personal despedido, debe abonar al contado esas quincenas y ese monto emergente y el importe total de sus liquidaciones finales, involucrando haberes, aguinaldo, vacaciones, indemnizaciones por preaviso y despido.

En la misma presentación, los dirigentes gremiales advirtieron que en caso de que la empresa no cumpla con lo anteriormente detallado, reservan su derecho a adoptar medidas de acción directa.

"Nos sentimos defraudados"

Al salir del Ministerio, Acosta comentó a este diario que "como la empresa despidió faltando una vez más a la palabra que habían dado y a lo firmado en el Ministerio de Trabajo, dimos por decaído lo firmado anteriormente".

Añadió que entonces, "ahora le damos 48 horas hábiles para que nos paguen las dos quincenas de abril".

Esas dos quincenas representan aproximadamente 60.000 pesos. Pero a eso, debe sumarle que el jueves vence la segunda quincena de junio, por lo que serán alrededor de 80.000 pesos los que deberá desembolsar la empresa.

Si desde la empresa no pagan, "tenemos todo el camino allanado para hacer cualquier medida de acción directa, como un paro o retención de tareas".

Advirtió que los trabajadores "siempre respetamos lo cumplido, son ellos los que no cumplieron nunca, incluso que esto de los despidos dejaron mal parado hasta al municipio", ya que el intendente al momento de dar el préstamo de 62.662 pesos dijo que era para que la empresa siguiera funcionando y se preservaran las fuentes laborales.

En este sentido, Acosta apuntó que "ahora hay que ver qué opina el municipio ante todo esto y cómo va a actuar".

Paralelamente al pago de las dos quincenas que están reclamando, sostuvo que solicitaron a la firma que pague lo que corresponde a los trabajadores que despidió, ya que según habían informado pretendía abonarles a dos de las tres personas cesanteadas con 2 años y medio de antigüedad, 5.000 pesos en 10 cuotas.

Por último, el dirigente gremial remarcó que "los obreros nos sentimos defraudados con la empresa ya que hicieron lo contrario a lo que se comprometieron".

Por todo esto, el Sindicato se declaró en estado de alerta movilización.

El Sindicato del Papel se presentó ante el Ministerio de Trabajo denunciando un nuevo incumplimiento de Papelera Azuleña al último acuerdo firmado.

Comentá la nota